La iniciativa presidencial cuenta con el apoyo de las direcciones provinciales de educación, la Corporación Nacional Forestal y escuelas rurales de todo el territorio nacional.

Una positiva noticia para las diversas comunidades educativas unidocentes de la comuna de Vicuña, esto tras el recibimiento de un centenar de Quillayes para forestar las diversas localidades, entre ellas Varillar, San Carlos, El Arenal, Gualliguaica, Huanta, Chapilca, La Calera, entre otras. La forestación se realizará enmarcada en el desarrollo del proyecto “Un Chileno, un Árbol”, iniciativa que busca reforestar con 14 millones de árboles nativos, junto a la ayuda de diversas comunidades educativas rurales.

Se realizó la entrega simbólica de un centenar de Quillayes a la comunidad educativa de la escuela unidocente Amelia Barahona de Gualliguaica. Las directrices de este proyecto tienen una modificación a lo habitual, ahora la reforestación ya no se realizará precisamente en los centros educativos, sino en las casa de los estudiantes, encargando así su cuidado y fortaleciendo la responsabilidad medioambiental.

El director regional de CONAF, Eduardo Rodriguez destacó la realización del proyecto que se está promoviendo, primero por su importancia en el cuidado del medio ambiente y segundo, por su significancia en tiempos de pandemia, “es un proyecto muy emotivo, yo creo que es una muy buena calificación nombrarlo así, porque justamente no solo se trata de entregar un árbol, si no también con mejorar la calidad de vida de los pequeños. El programa se llama “Un chileno, un árbol”, es un programa presidencial y busca por lo menos 14.000.000 de árboles en todo el país; y lo que estamos entregando hoy es un árbol nativo, que está adaptado a las condiciones de sequía de la zona”.

Mario Benavides Millán, Jefe Provincial de Educación de Elqui comentó parte del desarrollo de la iniciativa, destacando la reformulación que se realizó para contextualizar al tiempo de pandemia, “estamos muy contentos por esta actividad, que nosotros programamos con CONAF hace mucho, la idea del proyecto fue reorientada, inicialmente plantarían árboles en las escuelas,ahora en sus propias casas. Estuvimos en Paihuano, La Higuera, Vicuña, más adelante, Andacollo y sectores rurales de las comunas de La Serena y Coquimbo, todo esto dirigido especialmente para estudiantes de establecimientos rurales”.

Desde la escuela Amelia Barahona de Gualliguaica, la profesora encargada Juana Cortés Morales, entregó agradecimientos por la iniciativa y comentó el monitoreo que realizará como  comunidad educativa dicho proyecto, “bueno, nos sentimos con energías renovadas, después de estar tanto tiempo encerradas, muy complacida por las visitas, lo más importante la entrega del árbol simbólico, estoy segura que cada estudiante podrá crecer junto a su arbolito. La idea es que cada uno lleve un árbol a su casa, nosotros haremos supervisión de ello. Nuestra escuela mantiene sello medioambiental, lo que respalda nuestra preocupación”.

Para el alcalde de la comuna de Vicuña, Rafael Vera Castillo, el traspaso de estos árboles es parte de un trabajo colaborativo entre diversas entidades, destacando el gran aporte y compromiso entregado desde las comunidades educativas, “la verdad muy contento, sabemos que las raíces de la sociedad están en la tierra y en los árboles, hay tantos componentes que ellos nos entregan. muy agradecidos de CONAF, con esta entrega simbólica de árboles para la comuna, si nosotros les enseñamos a nuestro niños la importancia de plantar los árboles y cuidarlos, la verdad es que le da razón a la vida. Cuando trabajamos unidos logramos objetivos, los equipos de educación de las escuelas unidocentes, se nota el trabajo colectivo”.

 Asimismo, el edil de la comuna elquina recalcó el carácter medioambiental que ha desarrollado la comuna de Vicuña durante los últimos años, “tenemos la obligación de entregar un mundo mejor a nuestros hijos mañana, no podemos entregar menos. Vicuña es una tierra maravillosa con un verde increíble, si bien estos temas del agua han sido complejos, nosotros no administramos nada de ello, pero hacemos los esfuerzos para recuperar el medio ambiente, así mismo educar a nuestros niños en la importancia de ello”.

Se espera que el cuidado de los quillayes plantados sea de responsabilidad compartida, entre los estudiantes y las comunidades educativas; siendo esta instancia un espacio de aprendizaje y a su vez, de recuperación de áreas verdes en la comuna.