Junto con la comuna del Valle del Elqui, se suman La Higuera, Andacollo y Río Hurtado que, tras un profundo análisis de distintos indicadores socioeconómicos territoriales, serán priorizadas a través del Fondo de Convergencia de SUBDERE entre el 2022 y el 2025.

Importantes noticias recibirán los habitantes de las comunas de La Higuera, Andacollo, Vicuña y Monte Patria, luego de que el Consejo Regional, tras una iniciativa presentada por el Intendente Pablo Herman, priorizara el nuevo territorio Elqui – Limarí en el marco del Programa de Gestión Territorial de Zonas Rezagadas.

Se trata de una importante política nacional, implementada para que aquellas localidades con mayores niveles de aislamiento y brechas socioeconómicas puedan acceder a recursos del Fondo de Convergencia de SUBDERE, con el fin de revertir la desigualdad y los bajos niveles de desarrollo.

“Esta es una herramienta muy importante para nuestras comunas y localidades más rezagadas, en las que muchos proyectos no se concretan debido al sistema de evaluación, que prioriza rentabilidad económica por sobre la social. Durante los últimos años hemos apoyado a Monte Patria, Combarbalá, Punitaqui y Canela con este programa, recibiendo proyectos muy importantes, como la pavimentación entre Carén y Tulahuén por un monto de $15 mil millones; o de Punitaqui – Manquehua, por $12 mil millones, proyectos que no se hubieran podido concretar si estas comunas no fueran rezagadas», indicó el Intendente de Coquimbo, Pablo Herman.

 Adicionalmente, la autoridad explicó que «hace unos días el CORE priorizó estas cuatro nuevas comunas, gracias a lo que podremos llegar con proyectos importantes hacia los vecinos, y trabajaremos junto a las familias para mejorar la calidad de vida e igualdad de oportunidades respecto del resto de nuestra región”.

La propuesta completa contempló el territorio Elqui – Limarí, compuesto por las comunas mencionadas; y Choapa, con las comunas de Illapel, Salamanca y Los Vilos. Todo esto respaldado por un completo estudio elaborado por equipo de zonas de Rezago del Gobierno Regional y SUBDERE, en el que se consideraron variables como las brechas económicas, el aislamiento, el bienestar social, la seguridad y el enfoque de género.

El estudio evidenciaba que el territorio Elqui-Limarí es prácticamente dos veces más rezagado que el territorio Choapa. Además, destacaron las comunas de La Higuera y Río Hurtado como las más pobres, con mayor número de localidades aisladas y con déficit de servicios básicos.

Tras la votación por parte del Consejo Regional, su Presidenta, Adriana Peñafiel señaló que “el propósito es ir disminuyendo todas las brechas de desigualdad que hay con respecto a otras comunas de la región. Este es un programa en donde hubo una consideración de los antecedentes técnicos y sociales, tanto de la Subdere como del Gobierno Regional, por eso en ellas se incluyen los indicadores de pobreza y vulnerabilidad, distanciamiento geográfico, entre otros aspectos importantes, para ir disminuyendo los desequilibrios territoriales y de oportunidades que hay en la región de Coquimbo”.

Por su parte, el Encargado de la Unidad Regional de SUBDERE, César Gómez, agregó que “como Subdere estamos convencidos de que una efectiva descentralización pasa también por una descentralización a nivel regional, y por eso la importancia de la incorporación al Plan de Zonas Rezagadas 2022- 2025 de estas comunas. Aquí, a través de un Fondo de Convergencia, que es la asignación de recursos frescos a través de Subdere y el Gobierno Regional, se van a materializar planes, proyectos, programas y también obras para el desarrollo de estas importantes comunas de la Región de Coquimbo”.

Para el alcalde de Vicuña, Rafael Vera Castillo, es muy importante el poder ser considerado en las zonas rezagadas, ya que la comuna nunca había sido catalogada como tal. “Agradecemos al intendente y los consejeros que hicieron posible esta denominación, ya que Vicuña contará con más recursos para poder desarrollar lineamientos de ayuda a la comunidad, sin duda serán recursos muy bien invertidos”, dijo la primera autoridad comunal.

Luego la aprobación, comienza un proceso participativo de aproximadamente seis meses, en el que se instalarán mesas de trabajo en los territorios priorizados, y donde se establecerán los énfasis del trabajo, por ejemplo, materia hídrica, emprendimiento, seguridad ciudadana, o equidad de género, entre otras. Esto se trabajará con los servicios relacionados a cada uno de estos ejes, a través de iniciativas financiadas a través del Fondo de Convergencia de SUBDERE, recursos frescos que serán traspasados al FNDR del Gobierno Regional.