La violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo.

El martes 03 de diciembre en la escuela Lucila Godoy Alcayaga de Vicuña se realizará una ceremonia de certificación de 12 establecimientos educacionales de la comuna que recibieron dos jornadas de capacitación en temáticas de género y violencia en el pololeo, impulsadas por la oficina municipal de la Mujer, a propósito de la conmemoración el 25 de noviembre del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas. Desde hace un par de años en Chile se ha puesto especial énfasis en la prevención, es por ello que surgen diversas iniciativas tendientes a visibilizar este problema mundial.

Eva Aguirre, encargada de la oficina de la Mujer explica que es muy relevante estudiar, analizar y comprender este tipo de temáticas sobre todo con estudiantes desde temprana edad, en este caso se trabajó con los estudiantes de los cursos de 6to, 7mo y 8vo básico, vale decir entre los 11 y los 13 años, pues “son temáticas de gran importancia para nosotros, ya que son el primer paso en virtud de generar una escala de violencia intrafamiliar que hay que prevenir”.

Es por ello que se adentraron en aspectos tendientes a que los propios estudiantes identifiquen señales de violencia que puede ser de diversos tipos, “quisimos hacer dos sesiones, una hablaba de la inequidad que existe en torno a hombre y mujer, y el tema de la violencia en el pololeo, porque muchos niños o niñas no saben que es lo que es la violencia propiamente tal, no solo se refieren a golpes, hay violencia psicológica, simbólica, económica  y esas violencias hay que explicarlas para que también entiendan al momento de sufrirlas lo que está pasando” especificó Eva Aguirre.

La experiencia con la comunidad educativa fue muy provechosa para generar una red de trabajo contra la violencia, Eva Aguirre explica que visualizaron, “inquietudes y la necesidad de estar informados de los participantes, la verdad es que muchas veces la información entrega un poco más de poder, cómo saber actuar ante ciertas situaciones y la preocupación que manifestaban tanto profesores como apoderados y estudiantes, fue bastante importante para nosotras”.

Para mayor clarificación, la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer emitida por la Asamblea General de la ONU en 1993, define la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.”

Por lo demás desde la ONU se señala que “los efectos psicológicos adversos de la violencia contra las mujeres y niñas, al igual que las consecuencias negativas para su salud sexual y reproductiva, afectan a las mujeres en toda etapa de sus vidas. Por ejemplo, las desventajas tempranas en materia de educación no solo constituyen el obstáculo principal para alcanzar la escolarización universal y hace cumplir el derecho a la educación de las niñas, luego también le restringe el acceso a la educación superior a la mujer y limita sus oportunidades de empleo”.