En Vicuña, Andacollo, Río Hurtado y La Higuera se realizan mesas donde la
comunidad expone las inquietudes ante las necesidades que presentan cada
comunas.

Igualar el acceso de oportunidades en las comunas más alejadas de la Región de
Coquimbo y focalizar el trabajo que permita el desarrollo territorial por medio de
una serie de proyectos nacidos desde la misma comunidad, es el objetivo central
del Programa de Zonas Rezagadas, que a partir del año 2022 se concentra en las
comunas de Río Hurtado, La Higuera, Andacollo y Vicuña.

En esta última, se realizó la primera mesa de participación ciudadana, trabajo
colectivo que contó con la presencia de la Gobernadora Regional, Krist Naranjo,
quien destacó la importancia de contar con la opinión de los vecinos y vecinas
asistentes en esta actividad. “Nuestra propuesta de gobierno tiene las bases
en la gente y esta es la instancia de participación ciudadana más importante
que se genera, donde ellos pueden proponer sus ideas, sus proyecciones
futuras e inclusive sus proyectos de desarrollo, entonces es muy importante
esta etapa desde las bases hacia arriba para levantar proyectos esenciales
para Vicuña”.

Con estos antecedentes, se elaborará una cartera de proyectos con recursos
adicionales, una importante ayuda económica que el alcalde de Vicuña, Rafael
Vera, valoró para el beneficio de la comuna elquina. “nuestra comuna necesita
apoyo y estar en zonas rezagadas nos permite acceder a ser parte de una
planificación global, una planificación de acuerdo a lineamientos generales y
a su vez traer nuevos recursos a nuestra comuna, pero lo más importante es
que se considera la opinión de los vecinos, por eso estos encuentros de la
comunidad de diferentes edades, diferentes sexos y diferentes
representantes de la sociedad, donde todos expresan su voluntad, lo que es
tremendamente positivo”.

Las etapas de este proceso iniciaron con una reunión con los alcaldes, luego con
la aprobación del Consejo Regional de Coquimbo sobre las zonas de rezago
propuestas, actualmente se encuentra en el proceso de participación ciudadana y
culmina con el levantamiento de información para la confección de una cartera de
proyectos.

Así lo detalló Rodrigo Gutiérrez, Coordinador Regional del Programa Zonas
Rezagadas, “en el mes de enero y febrero tenemos que hacer mesas
temáticas con los diferentes enfoques que van a salir de estas mesas, donde
debemos juntar a los representantes de las cuatro comunas e ir generando
una cartera de proyectos con los servicios públicos asociados y que nos
puedan dar respuesta a estas iniciativas. En marzo tenemos que sistematizar
esta información, generar un plan de trabajo y presentarlo al Consejo
Regional, una vez aprobado tenemos hasta fines de abril para presentarlo a
la Subdere, de manera que nos considere en los fondos de convergencia del
año 2023”.

En una primera etapa de la actividad, se invitó a soñar, imaginar y crear
propuestas a los vecinos y vecinas participantes, visualizar a su comuna hoy y en
10 años más, para luego plasmar estas ideas y necesidades en un papel.

Así lo comentó Cristian Rivera, presidente del Consejo Consultivo de la Sociedad
Civil (COSOC) de Vicuña, “es sumamente importante estas instancias porque
así podemos levantar las necesidades reales del territorio, por eso estamos
muy agradecidos de la gobernación por este programa porque nos vincula
realmente con las decisiones de la región. Tenemos zonas rurales de muy
pocos habitantes donde no se pueden hacer obras debido a esa realidad,
pero tienen necesidades básicas de electrificación, sanitaria y de
accesibilidad”.

Este es un plan diseñado para 4 años, con posibilidades de extenderlo, en donde
se destinarán en promedio $2.500 millones anuales para cada una de las
comunas declaradas rezagadas, recursos que se entregan por medio del fondo de
convergencia, es decir, a través de servicios públicos como CORFO, FOSIS, INIA,
Sercotec, entre otros.

Cabe destacar que esta es la segunda versión del programa que se desarrolla
desde el 2019 hasta la fecha, donde fueron beneficiadas las comunas de Canela,
Combarbalá, Monte Patria y Punitaqui.