El inicio inmediato de RCP y el uso de un desfibrilador externo automático (DEA), aunque no sea un profesional, puede aumentar hasta un 80% la sobrevida de la persona.

La reanimación cardiopulmonar (RCP), es una maniobra de emergencia que consiste en aplicar presión rítmica sobre el tórax de una persona que haya sufrido un parocardiopulmonar, para que la sangre siga fluyendo y llegue a sus órganos vitales.

El inicio inmediato de RCP y el uso de un desfibrilador externo automático (DEA), aunque no sea un profesional, puede aumentar hasta un 80% la sobrevida de la persona. Con el propósito de educar en estos temas a la comunidad, Daniel Pereira,  tens de profesión, realizó una capacitación. De manera voluntaria, decidió instalarse con un toldo en la plaza principal de la comuna, para transmitir sus conocimientos mediante explicación con fantomas, muñecos de práctica.

Antes de esta capacitación, el profesional recopiló datos del nivel de conocimiento de la población sobre la RCP y los números no fueron muy positivos, pues un 30% sabe qué es la RCP, 8 de cada 10 personas no conoce el número de emergencia (131) y solo un 20% reconocería los signos de una parada cardiaca e iniciaría RCP.

Daniel Pereira, tens del hospital San Juan de Dios de Vicuña, explica lo importante que es para la comunidad desarrollar estas habilidades, que salvan vidas. “La técnica del RCP aunque se ve muy sencilla, es muy agotadora, lo importante es saber localizar el tórax de la persona, pecho, y más que nada que esta persona esté en un paro cardiaco, porque no le podemos hacer masaje cardiaco a una persona que está convulsionando, a una persona que está consiente, porque le vamos a producir daño, la persona debe estar en un paro cardiaco para realizar esta técnica”. Se espera que estas capacitaciones se puedan realizar con frecuencia en colegios, sedes vecinales u otras instituciones, con el objetivo de que “la gente sepa cómo actuar ante una emergencia”, explica el tens.

Claudia Etchegaray agradeció la iniciativa que vivenció junto a su hijo, “quisimos pasar porque mi hijo ya tiene una edad que es súper importante, y es consciente de ver cuándo una persona puede necesitar ayuda, es importante que uno desde pequeño tenga este tipo de conocimiento, las técnicas igual no soy difíciles, no son muchas, entonces es algo bueno que se está impartiendo acá en la plaza, así que súper agradecida de la información”.

Walton Troncoso, inspector municipal, también accedió a esta capacitación, evaluando la información proporcionada, de gran relevancia, “encuentro que es algo muy beneficioso uno aprenderlo y después hacerlo cuando nos encontramos con alguna persona que tenga un problema, porque estaríamos salvando una vida, nosotros que se nos presentan en algunas ocasiones algunos problemas con personas, no de este tipo, pero es bueno aprender todo lo que es primeros auxilios”.

Como dato para tener en cuenta, una de cada cuatro mujeres muere de una enfermedad cardiaca, y el 27% de ellas son menos propensas a recibir un RCP que el resto de hombres en público, esto se basa en un problema de género, pocas personas, inclusive mujeres, no saben muy bien cómo hacer un RCP en mujeres, pues todos los muñecos que se utilizan para estas prácticas  son solo de torsos masculinos, además está el miedo de abrirles la blusa y exponer los pechos de una mujer en público, situación que de a poco se va modificando, tomando más conciencia de saber qué hacer en casos en los que la vida está en serio peligro.