En el marco del aniversario 201 de la comuna de Vicuña, la docente recibió un reconocimiento en el área de la educación.

Maritza Arias Manríquez nació en el sur de Chile, específicamente en la comuna de Renaico. Se crio en un sector rural y asistía a una escuela que quedaba a 3 kilómetros de su hogar, en dicha localidad tuvo sus primeros acercamientos con la astronomía, ciencia que se transformó en su gran pasión y que luego supo mezclar magistralmente con su vocación docente.

Maritza Arias, describe cómo logró combinar su profesión como docente de matemáticas y su pasión por la astronomía “estudie pedagogía en matemáticas, al principio estudié matemática y física y la astronomía ha sido la pasión más grande de mi vida desde que tengo memoria y desde que soy pequeña decidí estudiar astronomía de forma autodidacta para poder enseñarla también, porque siento que tengo el deber de poder aprender para enseñar y me gusta enseñar las cosas que a mí me gusta aprender, entonces no fue difícil poder combinar mi pasión con mi profesión. Ha sido un camino largo porque he tenido que buscar las formas de poder vincular la matemática con la astronomía para poder enseñar y ser un aporte”.

Es así que con el paso de los años, Maritza  buscó un lugar donde esta ciencia fuera esencial. En el año 2014 llega a Vicuña para trabajar en el colegio Leonardo Da Vinci, donde hasta la actualidad imparte clases de matemáticas y talleres de astronomía

En esta línea, la profesora Maritza Arias, detalla el trabajo que desarrolla con los estudiantes , en el colegio donde hoy enseña “tenemos la academia de astronomía a la que asisten niños y niñas desde séptimo a cuarto medio y hemos desarrollado varios proyectos, partimos desde cosas muy sencillas y en estos últimos 2 años a través del desarrollo de mi trabajo personal de matemática aplicada en astronomía hemos podido avanzar un poco más. La idea es tratar de motivarlos a que abracen la ciencia, tal vez en el futuro desde el punto de vista escolar y que ojala se pudieran transformar en científicos. Ese es el trabajo que yo invito a otros profesores de ciencias se motiven en querer hacer, porque vamos logrando con estos pequeños pasos que damos en la educación escolar de los niños y niñas que vean a la ciencia como una verdadera opción de vida”.

Su trabajo y trayectoria ha sido reconocido con premios ligados al desarrollo astronómico: fue así como recibió el Premio AURA – Padre Picetti 2020, una iniciativa anual impulsada por el Observatorio AURA desde 2014 y que busca reconocer a profesores líderes que trabajan en Chile con especial dedicación hacia la ciencia y astronomía, incentivando a nuevas generaciones de científicos.

Recientemente fue la ganadora del Global Teacher Prize 2021, conocido en el mundo como el premio “Nobel de la enseñanza”, reconocimiento entregado por el proyecto Elige Educar, a docentes que a través de prácticas innovadoras, impactan la vida de sus estudiantes y comunidades, luego de ser nominada por sus propios alumnos.

En este sentido, la profesora Maritza señala que el apoyo de su familia ha sido fundamental para su carrera y la obtención de los distintos reconocimientos, pues refleja todo su trabajo, el que quiere compartir con sus colegas docentes “le agradezco a mi familia aprovechando que ellos siempre me han apoyado en las decisiones que he querido tomar, postulando a todos los proyectos que se pueda para lograr prepararme y entregar un mejor conocimiento a mis estudiantes. He tenido un proceso bien intenso en estos últimos 8 años, he postulado a proyectos en los que quiero aportar desde el punto de vista de la educación científica. Las personas que escogen al ganador se dieron cuenta de la relevancia que tiene este trabajo en particular, no solo porque va a ser compartido, sino por la relevancia que tiene la astronomía en nuestro país”.

Además, el pasado 22 de febrero en el marco del aniversario 201 de la comuna de Vicuña, se le entregó a Maritza Arias la distinción en el área educación, por su destacada vocación en el desarrollo de la educación y el aporte en los conocimientos astronómicos de los niños, niñas y jóvenes de la comuna.

Finalmente, la profesora Maritza envía un especial y significativo mensaje a sus estudiantes, quienes han sido indispensables en el trabajo que ella desarrolla “yo quiero decirle a mis estudiantes que nunc dejen de hacerse preguntas y que si nadie se las responde busquen sus propias respuestas y la mejor forma de hacerlo es a través de la ciencia y la investigación, porque tú puedes tener muchas preguntas y al final te vas a quedar con una y puede estar en algún lugar del universo esperando mostrarte la respuesta. La satisfacción que te puede dar encontrar respuesta a una pregunta que es fundamental para la humanidad, significa que tú vas a ser un aporte y no vas a pasar desapercibido”.