Esta costumbre tan elquina, hoy busca reactivarse, pues los ciudadanos pueden conectarse con la tierra y además propender a la autosustentabilidad que esta misma sugiere.

La antigua tradición de huertos familiares que en la ciudad se les conoce como huertos urbanos, ha permanecido durante años en el valle de Elqui. Es una costumbre que nunca se ha ido, pero que ha debido soportar largos años de sequia, así como problemas de aprovechamiento de aguas.

Esta práctica tan elquina, hoy busca reactivarse, pues los ciudadanos pueden conectarse con la tierra y además propender a la autosustentabilidad que esta misma sugiere. Hay que recordar que antiguamente no existían los supermercados y todo se hacía vía trueque, y en la tierra estaba todo lo que se necesitaba para poder vivir.

Rodrigo Orrego, coordinador de la oficina municipal de Asuntos Hídricos explica el concepto, “para hablar del tema definimos como huerto urbano (porque hoy día se habla de huerto urbano, huertos comunitarios que se hacen en las ciudades), son los huertos que tiene la gente, que son los ciudadanos de aquí de Vicuña”.

Lo que desde la oficina de Asuntos Hídricos se plantea, es volver a tener esa autonomía gastronómica y esa libertad de comer sanamente, sobre todo en este contexto de la pandemia, en que la alimentación ha sido un factor importante para enfrentar el Covid 19. “Vivimos en otra conciencia, no quiere decir peor o mejor, vivíamos conectados esto de tener gallinas, de tener animales dentro del huerto para la subsistencia, para vivir y eso de la modernidad, los supermercados va creciendo”.

Se sabe de los riesgos que corren los huertos, que se pueden transformar en una zona de sacrificios, ya que los grandes agricultores tienen los recursos y además tienen la ley que los ampara, Rodrigo Orrego plantea esa problemática. “Pero, en lo más macro o mirado desde arriba lo más importante que la zona centro de Vicuña, los huertos de Vicuña, no se conviertan en una zona de sacrificio de la forma en cómo se administra el agua”.

Es interesante lo que se plasma entre la tecnología y la memoria de los huertos, de poder contextualizar. Instituciones como el INIA (Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria), El liceo Carlos Mondaca y su carrera Técnica Agrícola, CNR (Comisión Nacional de Riego) y por supuesto la oficina de Asuntos Hídricos del municipio, de poder involucrar y comprometer a toda la comunidad Vicuñense , Rodrigo Orrego sostiene, “Hoy día estamos creando un convenio de cooperación entre el liceo Carlos Mondaca que está en el centro de la ciudad, y hay una carrera técnico agrícola , donde se está cerrando un acuerdo donde participa el INIA”.

En resumidas cuentas lo importante es, volver a encontrarse con este sistema de vida, que son los huertos familiares, además  adecuándolo a este contexto tecnológico, con gente capacitada a través de los estudios y convenios con instituciones aptas para desarrollar esta propuesta tan antigua, en un momento de alta tecnología. Una propuesta donde se involucra a gran parte de la comunidad.