Muestra artística dirigida y montada por la compañía de teatro “Puppets in
Transit”, la que llega a la comuna a través del Servicio Mejor Niñez, en
colaboración con OPD Vicuña.

El Servicio Mejor Niñez, ex SENAME, tiene entre sus principales objetivos, otorgar
acceso a la cultura y entretención a niños, niñas y adolescentes. A la Región de
Coquimbo llega a través de una gira que presenta la obra de teatro “Alma y el
cazador de mariposas”.

Esta obra es un proyecto financiado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el
Patrimonio, la que estuvo detenida 2 años producto de la pandemia. En Vicuña,
dicho evento se llevó a cabo en el anfiteatro de la Escuela Lucila Godoy Alcayaga.

Loreto Ramírez Farías, encargada del área intersectorial del Servicio Mejor Niñez,
ex SENAME, señala la importancia de generar espacios para que niños, niñas y
adolescentes puedan disfrutar de la cultura y el arte “es muy importante poder
otorgarle a los niños su séptimo derecho, que es el derecho a la cultura, la
entretención y el esparcimiento, ya que estuvimos 2 años en pandemia,
donde ellos estuvieron muy cuartados de poder tener acceso a la
entretención. Para nosotros como servicio es uno de nuestros pilares, que
los niños tengan acceso a la cultura, a entretenerse, sobre todo porque va
ligado a su parte emocional y psicológica. Nosotros queremos llegar a todas
partes y es para mí de gran interés poder llegar a Vicuña con esta primera
actividad”.

Esta muestra artística pertenece a la compañía de teatro “Puppets in Transit”, obra
sin dialogo, que narra a través del lenguaje visual y musical, la historia de una
niña mariposa, que explora diversas aventuras en un mundo de papel.

Polo Fernández, Carlos Retamales y Andrea Markovits, quien además es la
directora de la compañía, fueron los encargados de dar vida a los personajes y
llenar de magia el escenario.

Así, Andrea Markovits, directora de la compañía, señala el principal objetivo de
presentar este espectáculo “el objetivo era traer teatro a pequeñas audiencias,
traer un montaje que es muy simbólico y metafórico y que invita a estar en
un universo sonoro, de movimiento, de silencio, de poder encontrarse con
un trabajo diferente a lo muchas veces clásico que se ve en el teatro de
títeres. Yo siento que es muy importante poder estar en estos escenarios no
oficiales quizá, pero poder dar la posibilidad de que tengan esta experiencia
estética, sonora, sensorial de estar en el teatro y llevarse la vivencia y que en
un futuro nazca de ellos decir: quiero el teatro”.

A su vez, Andrea Markovits, relata la satisfacción que les genera como equipo
llegar a una audiencia como lo son niños, niñas y adolescentes, además de volver
a los escenarios después de tanto tiempo y poder difundir el arte y la cultura
“nosotros siempre hemos trabajo con temáticas de tolerancia, diversidad,
derechos humanos. Nuestro público al que está dirigido, son chicos que
están en contextos bastante complejos y poder dirigirnos especialmente a

 

ellos es súper importante para nosotros como equipo, complementa la parte
artística y la parte social también que tiene que ver con nuestro trabajo. Y
volver después de tanto tiempo ha sido emocionante para el equipo, una
aventura volver a montar, desmontar, estar en los escenarios, pasarlo bien,
divertirnos, conversar con el público”.

Desde la Oficina de Protección de los Derechos Vicuña (OPD), su coordinadora
Millaray Benavides, señala lo positivo de desarrollar estas instancias “nos parece
muy positivo que se realicen estas instancias y que el servicio mejor niñez

llegue a cada rincón a nivel regional, con una obra que es tan bonita y tan
significativa para los niños y niñas que estén en programas de la red de
infancia”.

Finalmente Juan Antonio González, director de la escuela Lucila Godoy Alcayaga,
recinto donde se desarrolló la obra, desea seguir contribuyendo con espacios para
la difusión de la cultura “creo que generar espacios en la comunidad para que
los niños tengan acceso a la cultura es fundamental, es parte de lo que el
municipio y la OPD siempre nos han pedido, así que estamos disponibles
para apoyarles en todo lo que necesiten. La idea es que podamos ocupar los
espacios que hay, este anfiteatro tiene espacio para 100 personas,
tranquilamente con todos los resguardos de pandemia, si ya las condiciones
están para que los niños puedan accesar a la cultura, feliz por brindar este
espacio, por estar acá, por haber disfrutado de la obra”.