Un trabajo realizado con recursos municipales y con funcionarios de la casa consistorial.

Las calles pavimentadas vienen a entregar una mejora indudable a cada uno de los barrios, los vecinos se olvidan de la tierra y el barro, pero surge una nueva preocupación que se deriva de la conducta irresponsable de conductores, que aprovechando las mejores condiciones del terreno transitan a mayor velocidad.

El riesgo de un atropello o un accidente por estas conductas irresponsables han llevado a que dirigentes de distintas poblaciones hayan solicitado al municipio la alternativa de instalar resaltos o lomos de toro que obliguen a los automovilistas a reducir la velocidad.

El último de estos resaltos fue instalado en la Villa doña Isolina. Un trabajo realizado con recursos municipales y con funcionarios de la casa consistorial. Este último trabajo consiste en un resalto de goma, de fácil instalación y menor costo, lo que permite atender la creciente demanda de la comunidad, como lo señaló el alcalde Rafael Vera, “Yo calculo que hemos sobrepasado el centenar de lomos de toro instalados, las solicitudes siempre son más, y estamos viendo esta alternativa de resaltos de goma, que tienen un costo más accesible para responder a la creciente demanda de la comunidad, principalmente en pasajes y así dar una respuesta positiva a la alta demanda”.

Junto con la solicitud de los vecinos, el departamento de tránsito realiza la inspección del lugar y determina la mejor ubicación para que el resalto sea una solución y no un problema como lo señala el alcalde Vera, “van todos señalizados, en lugares visibles, cera de una luminaria, si se requiere arreglar un árbol para que se vea la señalización o el lomo de toro también lo realizamos,  queremos que este implemento sea una solución a un problema que presenta la comunidad y no que se transforme en un problema por la irresponsabilidad de los conductores”.

El llamado de la autoridad es a respetar las normas de tránsito, principalmente los límites de velocidad permitidos en el interior de las ciudades y a mantenerse siempre atento a las condiciones del tránsito, más en pasajes o poblaciones donde juegan niños.