Sebastián Roco, ex futbolista seleccionado nacional, quien brillara en Cobreloa, estuvo presente en la premiación.

Club deportivo Apolo de Coquimbo y Las Megagalácticas de Vicuña fueron los equipos ganadores en varones y damas respectivamente,  del segundo cuadrangular de goalball, competencia que se realizó el pasado sábado 11 de enero en el polideportivo Carlos Munizaga Miranda, y que contó con la participación de 4 equipos de Coquimbo,  La Granja, Atacama y el equipo local organizador.

El 2do lugar en hombres lo obtuvo el equipo de La Granja, región Metropolitana; el 3er lugar Pumas de Atacama, y 4to lugar fue para el equipo vicuñense Los Megalácticos. En tanto en el grupo femenino, Apolo obtuvo el 2do lugar.

Carlos Rebeco es el entrenador desde hace 5 años del CD Apolo, equipo que durante 2019 resultó 2do lugar a nivel nacional. Rebeco resaltó la invitación a participar de este evento deportivo. “Estamos muy agradecidos con la autoridad de la comuna de Vicuña por darnos la oportunidad de venir a participar de este lindo campeonato por segunda vez, y en lo deportivo estamos muy felices porque estamos presentando un equipo bastante juvenil con jugadores de 17, 18 y 22 años, así que fue un logro muy importante para nosotros”.  

El funcionario de la oficina de la Discapacidad Juan Pablo Domínguez  es el entrenador y jugador experimentado de goalball en Apolo, y del equipo de Vicuña que se está formando, Los Megagalácticos, de este último dijo, “hay jugadores en este equipo que pueden dar mucho, ahora físicamente nosotros tenemos que trabajar este deporte cada día, yo creo que en unos 5 años más este deporte va a ser profesional y yo juego en Coquimbo porque todavía aquí no hay un equipo formado, nosotros salimos segundos a nivel nacional que es el equipo Apolo que salió ahora campeón, y al equipo que sale campeón le dan una beca, lo que es un incentivo para que sigamos luchando”.

Sebastián Roco, ex futbolista seleccionado nacional, quien brillara en Cobreloa, estuvo presente en la premiación, y también pudo vivenciar por unos minutos lo que implica este deporte en el que la orientación y estar alerta ante el sonido de la pelota, diseñada especialmente para el goaball,  es esencial, este juego que practicó junto al alcalde de Vicuña Rafael Vera. Roco destacó la habilidad que se debe tener a la hora de practicar esta disciplina, “es un deporte que no lo había visto, la verdad es muy desconocido para uno, por la complejidad de tener los ojos vendados, y solamente tienes que enfatizar en escuchar solo el balón y eso se pone uy complejo cuando es primera vez, así que más que nada destacar este deporte que le puede dar cabida a mucha gente, y que es sano, entretenido y que genera bastante empatía con los rivales”.

Para el alcalde de Vicuña Rafael Vera  este deporte debe potenciarse no solo en la comuna, sino que a nivel regional y nacional. “Estamos muy contentos, la verdad es que es un deporte que no es fácil, escuchar el sonido de la campanita que va adentro de la pelota no es fácil, yo jugué algunos minutos, me tocó en un minuto hacerle un gol en un penal a Sebastián Roco y tuve la mala suerte de que Sebastián también me hizo un gol así que quedamos empatados, fue parte del espectáculo en este campeonato tan bonito (…) nosotros estamos comprometidos con ellos queremos hacer algo más, que no sea solo el goalball una actividad que se practique acá para ellos, sino tener un club paraolímpico que participe en diferentes disciplinas deportivas que están destinadas para aquellas personas que tienen algún tipo de dificultad” anunció el jefe edilicio.

El Goalball se basa principalmente en el sentido auditivo para detectar la trayectoria de la pelota en juego (que lleva cascabeles en su interior) y requiere, además, una gran capacidad espacial para saber estar situado en cada momento en el lugar más apropiado, con el objetivo de interceptar o lanzar la pelota.

El partido dura 24 minutos totales. Cada equipo se sitúa en un lado de la pista, junto a la portería de 9 metros de ancho. El objetivo es, mediante el lanzamiento con la mano del balón, introducirlo en la portería del equipo rival. Cualquiera de los miembros del equipo intentará que el balón no entre en la portería. Todos los jugadores llevan antifaces opacos para igualar la visibilidad de todos los participantes.