Actualmente son alrededor de 70 adultos mayores, pertenecientes a Calingasta, Diaguitas, Varillar, Peralillo y Vicuña, que se están educando y se espera prontamente abarcar el sector costa de la comuna.

Poner a los adultos mayores en primera línea, ha sido la consigna para un grupo de profesionales, que han realizado las gestiones para entregarles educación a este grupo etario.

Entusiasmo fue el primer sentimiento que afloró en los distintos adultos mayores, al saber que podían completar sus estudios. Idea que surgió hace 2 años aproximadamente, pero que producto la pandemia no había podido materializarse.

Ricardo Monardes, profesional de la Oficina del Adulto Mayor del municipio, fue uno de los gestores de la idea y comenta como surgió “la primicia es poder sacar a nuestros adultos mayores con una educación pero de ellos, con el apoyo del colegio Valle de Elqui y nació este proyecto porque quedamos en deuda y nuestro alcalde les está dando la oportunidad de poder entrar nuevamente a clases. La educación es parte del desarrollo y me siento muy contento de ser partícipe de esta gestión”.

Actualmente están trabajando con alrededor de 70 adultos mayores, pertenecientes a las localidades de Calingasta, Diaguitas, Varillar, Peralillo y Vicuña, para que completen sus estudios, abracando desde la enseñanza básica.

Maritza Álvarez Cáceres, encargada de la Oficina del Adulto Mayor relata parte del proceso “los adultos mayores nos manifestaban que querían sacar sus estudios, fuimos localidad por localidad a explicarles y comunicarles como serían las clases, ellos se vieron muy entusiasmados. Los adultos mayores muy contentos por poder nivelar sus estudios y queremos seguir trabajando con ellos porque queremos que se empoderen, que trabajen y sean valorados, deben ser tomados en cuenta en esta sociedad”.

Ambos profesionales, presentaron al alcalde Rafael Vera la propuesta, para tener el respaldo y poder materializarla. Es así que se realizaron las gestiones con el colegio de jóvenes y adultos Valle de Elqui, ubicado en población Los Andenes de la comuna.

En este sentido,  el alcalde de la comuna de Vicuña, Rafael Vera Castillo señaló “Muchos de ellos tienen los conocimientos pero hay que refrescar su memoria o entregarles nuevos elementos que no habían adquirido. Agradecemos a la escuela Valle de Elqui, porque sin ellos esto era imposible, habíamos golpeado puertas y nos dijeron que no se podía. Hoy nos sentimos muy orgullosos, estas clases demuestran por un lado el interés de los alumnos, pero también en la educación de los profesores que son capaces, aunque sean números pequeños de personas, de venir a verlos, acompañarlos y regularizar estos estudios tan importantes”.

Es así que el jueves por la tarde, la primera autoridad comunal junto a los  profesionales municipales, visitaron a uno de los clubes de adultos mayores que asisten a clases. Se trata de “Luz de Luna”, ubicado en la localidad de Peralillo.

Comunidad educativa

La comunidad educativa, desde el primer minuto ha demostrado el apoyo y compromiso con los adultos mayores, para brindarles educación y complementarla con los conocimientos y habilidades que ellos poseen.

Así lo respaldó Maximiliano Quiroga Ojeda, director del colegio de jóvenes y adultos Valle de Elqui “la educación lamentablemente está segregada para los niños de 5 a 18 años porque va a generar mayor interés económico, pero hay cerca de 5 millones de personas que no han terminado su enseñanza y la idea es poder acompañarlos no desde un conocimiento que nosotros manejamos y depositamos en su cabeza, sino en lo que ellos de verdad saben y tratar de lidiar con una vida cotidiana y alguna habilidad que les sirva para la vida que tienen, es aportar calidad de vida”.

Por su parte, Pedro Azúa, profesor de educación física, cuenta que desde el primer momento sintió una conexión especial con este grupo de adultos mayores “este grupo nos acogió con una energía increíble que solo los adultos mayores proporcionan, cuando hay una conexión entre las personas y todo el trabajo que nosotros hemos realizado creo que a ellos les ha servido mucho porque han despertado nuevamente esa curiosidad por seguir trabajando y sintiéndose muy importantes”.

Jazmín Rojas, presidenta del club del adulto mayor  “Luz de Luna” de Peralillo relató su experiencia en este entorno educativo “ha sido muy bonita para mí y mis compañeros, estamos felices, porque antes veníamos a aburrirnos, ahora dan ganas de venir todos los jueves a las clases, esperando a los profesores, nos entretiene y aprendemos hartas cosas y que a veces no teníamos ni idea”.

Quien también contó parte de su historia, fue Teresa Cabrera Barahona, adulta mayor perteneciente al club del adulto mayor de la localidad de Peralillo “participo en todo, yo fui presidenta comunal de los adultos mayores, la pasaba muy bien, entonces ahora estamos acá, gracias a Dios que mi salud está bien, porque tengo 85 años, crie mis 7 hijos e hice todas mis cosas, estoy bien”.

Se proyecta para más adelante poder extender esta iniciativa al sector costa de Vicuña y llevar la educación a más adultos mayores de la comuna.