El pasado 22 de febrero, en el aniversario 201 de Vicuña, obtuvo la distinción en el área cultural por su destacada trayectoria como artista, en el desarrollo de las artes, las culturas y el rescate de la identidad sonora ancestral.

Desde hace 22 años, Jimmy Hugh Campillay Corvetto, ha trabajado incansablemente en el rescate de la identidad sonora ancestral de la región de Coquimbo, el que comienza en el año 2000, tras una inquietud de él junto a un grupo de profesionales y músicos.

Es así que crean una propuesta de cosmovisión andina, para poder recrear la identidad sonora del Norte Chico. Desde entonces comenzaron un trabajo colectivo de levantamiento de información, investigando y conociendo sobre los instrumentos locales, por lo que acudieron a los museos arqueológicos de La Serena y Limarí de Ovalle.

Dicho trabajo, duró alrededor de 8 años entre ambos museos, Jimmy Campillay, cometa parte de ese proceso “casi paralelamente empezamos, en el año 2000 en La Serena y en 2003 en Limarí, sacamos las piezas, tengo un doctor amigo que es radiólogo y le comunico esta inquietud de hacer esta investigación a través de la radiografía y conocer estos instrumentos musicales, como no conocíamos su organología, masa y forma, era interesante saber cuáles eran los interiores de estos instrumentos y ahí nos fuimos encontrando con diferentes tipos de tubos , también encontramos que había diferentes materialidades como piedra, madera, hueso y cerámica”.

Posteriormente, Jimmy fue desempeñando su labor en el área de la educación, trabajando con niñas, niños de las escuelas y también con jóvenes en la Universidad de La Serena, desarrollando alrededor de 11 proyectos.

Lo anterior, con el fin de transmitir dichos conocimientos a las nuevas generaciones y así preservar la identidad sonora ancestral, creando nuevas audiencias “el fondo de la música me permitió estar en más de 200 colegios a nivel regional, además el fondo de Luthier o el fondo audiovisual que me permitió realizar videos en el contexto de la música nacional, con contenidos locales, ahí encontramos que hay gran cantidad de información que se les quiere entregar a los niños, niñas de los colegios y los universitarios y eso tiene un alto impacto, ya que los universitarios van tomando esta información y van realizando estas clases que tuvieron conmigo, en los colegios, entonces hay una permanencia en el tiempo donde los niños vienen a buscar la materialidad para trabajar con los alumnos, hay una continuidad, un impacto y un valor que es propio de nuestra identidad sonora”.

En esta línea, Jimmy Campillay, describe uno de los momentos más significativos, trabajando con niños y niñas “el niño en sí cuando tú le hablas de un instrumento que es de tu antepasado, el niño se quiere adueñar, arraigar al instrumento, eso es un ejemplo de este impacto que tiene en los niños, donde él toma esta herramienta y lo hace propio. Estos instrumentos musicales tienen una relación directa con las flautas de chinos por la configuración del tubo, la que aparece en todos los instrumentos musicales que son de piedra, cerámica, madera y hueso, entonces la identidad sonora local parte de lo etnográfico, cual es nuestro sonido, el de los bailes chinos”.

Jimmy Campillay, quien es diaguitas, de profesión es comunicador audiovisual y su oficio es construir instrumentos diaguitas, señala la importancia de descubrir las raíces de cada persona, la identidad de los pueblos originarios y la responsabilidad de saber porque se es originario “el hecho de tener una identidad, raíces como pueblo originario, como diaguitas, lo importante es tener una sangre indígena que pertenezca a este territorio y los demás que se sienten como tal, creo que han tomado como elemento principal, a partir de esta investigación han sabido reconocerse como tal. La preocupación de saber que uno tiene una identidad, hay que generar una búsqueda, tenemos la responsabilidad de saber por qué somos originarios”.

Por ello, entre un importante mensaje “realicemos una búsqueda los que estamos con esa inquietud de quienes so y por qué están en este territorio, que investiguen a través de sus familias, van a encontrar una belleza increíble, a partir de ahí siempre hay realidades que se vivieron a través de tu tío, abuelo y hay que aprovechar esos personajes  que aún están vivos para que te cuenten la historia y tú la reconstruyas”.

Por su destacada trayectoria como artista, en el desarrollo de las artes, las culturas y el rescate de la identidad sonora ancestral y en el marco del aniversario 201 de Vicuña, Jimmy Campillay obtuvo la distinción en el área cultural, el pasado martes 2 de febrero.