En la actualidad el camino tiene un total de 5 kilómetros pavimentado, por lo que se espera que exista la conexión total a futuro.

Diversos son los caminos internos que unen las comunas de Andacollo y Vicuña. Uno de ellos, siendo el más conocido, es la Ruta Antakari, el que además suma a la comuna de Rio Hurtado. Pero también existe otro, que es más corto en tiempo y que en la actualidad está en buen estado, el cual se ubica entre el sector Los Negritos en la comuna minera y la Quebrada de El Arrayán en el Valle del Elqui.

Este camino desde los centros urbanos comprende al menos 1:15 minutos, bajando considerablemente el tiempo de traslado, evitando la ruta que pasa por la conurbación de La Serena y Coquimbo.  A la fecha el camino tiene 5 kilómetros pavimentados desde la comuna de Andacollo, por lo mismo la intención es poder gestionar la pavimentación de los kilómetros restantes, hasta llegar a la ruta internacional CH-41.

En sentido, el alcalde de Vicuña, Rafael Vera Castillo, junto a su símil de Andacollo, Juan Carlos Alfaro, recorrieron la ruta para analizar el estado de ésta. “Ya existe un avance en Andacollo, en el sector de Los Negritos. Es el inicio quizás de una conexión total a futuro. Para esto pediremos una reunión con el intendente y el Director de Vialidad para seguir avanzando, pues desde el 2022 ambas comunas pasarán a ser zonas rezagadas, lo que es un punto a favor para concretar proyectos como el cual estamos gestionando”, sostuvo el alcalde de Vicuña, Rafael Vera Castillo.

Por su parte, el alcalde de Andacollo, Juan Carlos Alfaro, resaltó la importancia de tener esta conectividad, considerando el fervor que existe por la Virgen y además el hecho que el Valle del Elqui es un polo turístico por excelencia. “Queremos avanzar en este camino que se llama Los Balcones, por eso hemos hablado con el alcalde de Vicuña, para recorrerlo y poder gestionar la pavimentación total para tener una conexión total, más directa y más corta, ahorrando tiempo. Queremos que pase lo mismo que en Europa, que todas las ciudades chicas estén conectadas con buenos caminos”.

En la ocasión además se recorrió el camino que une la Quebrada de Talca con el Peñón, ruta que está pavimentado en un 80%, lo que también sirve de una alternativa para el Valle del Elqui.