Frente a la presión ciudadana por la reaparición de los malos olores, la empresa comprometió  una solución similar a la empleada en julio del 2019 para el eclipse total de sol.

Una compleja situación viven los vecinos de las poblaciones Juan Pablo Segundo, Villa Esperanza y Villa Isolina, la presencia constante de malos olores provenientes desde la planta de tratamiento de Aguas del Valle ha generado una nueva alerta. Hace al menos una semana se constató en terreno  la situación, comprobando el ya reiterado reclamo y concertando igualmente, una cita con la gerencia de la empresa para ver soluciones por parte de la municipalidad de Vicuña.

Dentro de este diálogo de acuerdos con ejecutivos de la empresa, esta última se comprometió a realizar acciones de mantenimiento en las próximas dos semanas, esto con la finalidad de reducir en mayor medida, las emisiones de olores incómodos y nocivos que aquejan a los vecinos de sectores residenciales cercanos.

Rafael Vera Castillo, quien fuera alcalde vigente hasta el miércoles 17, día de la visita, comentó parte de acciones a corto plazo que se pretenden realizar para mitigar el problema con los olores, “no fue fácil reunirse con la gerencia de Aguas del Valle, pero se logró finalmente, hoy tenemos varios problemas y el principal fueron los malos olores. Posterior al eclipse de sol se vieron los principales problemas con los olores, sabemos que esta es una empresa privada y funciona de otra forma, de cualquier manera, la gerencia de Aguas del Valle se comprometió a iniciar una solución. Nosotros no queremos faltar el respeto a nadie, pero no podemos aceptar que se vulnere la calidad de vida de los vecinos. Por ahora se va a aplicar el mismo sistema para el tiempo del eclipse, esto como medida mitigadora”.

 En la misma línea, pero con una profundidad mayor, quien fuera la primera autoridad comunal consultó a la empresa sobre el estado del proyecto de la nueva planta de tratamiento, “es un proyecto que claramente pensábamos que estaría avanzado, nos explicaron que se hizo una modificación para que el proyecto durara más, al menos unos 20 años. Finalmente, no se perdió la declaración ambiental y la aprobación para el proyecto. Se piensa que en la última parte del año iniciará la construcción de esta planta de tratamiento, algo que Vicuña se merece totalmente”.

Se espera que los compromisos de la empresa privada Aguas del Valle se cumplan, garantizando así una mejor calidad de vida para los vecinos y para quienes transiten por el sector del ingreso poniente de la ciudad de Vicuña.