La iniciativa es una coordinación entre los principales devotos de la Difunta Correa, quienes se reunieron para recordar a cercanos fallecidos.

Una de las cosas mágicas que se encuentra en los caminos del valle, entre los cerros, es precisamente estos testimonios invisibles que llevan años guardados entre la memoria y la vida. Este pasado sábado 4 de septiembre, se realizó una conmemoración de la gente que ha fallecido producto de la pandemia, como el gaucho argentino Marcelo Tejada, uno de los iniciadores  de la Difunta Correa, y también por algunos chilenos.

Esta conmemoración se realizó en el frontis de la Difunta Correa, la cual se encuentra ubicada  en el camino de Antakari a 12 kilómetros de Vicuña. Luis González  quien fue es uno de los organizadores de este evento destacó la iniciativa, “lo que se está hoy organizando en esta parte de la Difunta Correa, es por los amigos que se han ido más por la pandemia, depresión por el cierre que han tenido los amigos”.

Luis González  nos cuenta un poco la historia de este encuentro con los gauchos argentinos, cómo se gestó y el vínculo que se ha generado, “son 14 años y que fue una ida que yo fui a la Argentina y me encontré con esta cabalgata a la Difunta Correa y de ahí trajimos una imagen  y de ahí se fue formando con los Gauchos argentinos y se hizo una amistad”.

Por otro lado, Juan Pinto, vecino de la comuna, participó en esta conmemoración, recordando a su hermano, él llegó cabalgando desde Vicuña  hasta la imagen de la Difunta Correa, “para nosotros los jinetes chilenos, somos todos creyentes de la difunta Correa ya vamos acá  cada año donde los hermanos argentinos como se pueda, tenemos un gran vínculo, por lo cual debemos mantenernos unidos”.

Juan Espinoza, hijo de Gabriel Espinoza, hombre que falleció hace tres meses  en este contexto de la pandemia, se sumó a esta iniciativa, recordando a su padre, uno de los creyentes más destacados de esta antigua tradición, “falleció hace tres meses y él era asiduo, el participaba, ayudaba a preservar el lugar, viajaba constantemente a los rodeos y mantenía mucho vinculo con la gente de Argentina”.

Sin duda parece ser que septiembre es un mes de encuentros, de tradiciones, de memoria y de fiestas. Ahora habrá que sumar este 4 de septiembre como el encuentro en torno a la Difunta Correa y sus milagros.