Asimismo se está a la espera de poder formalizar esta organización por intermedio de la Ley 19.253 sobre Protección, Fomento y Desarrollo Indígena.

El lunes 20 de enero se formalizó la Asamblea de Pueblos Originarios del Valle de Elqui por medio de la ley de organizaciones comunitarias, dando con ello un carácter oficial a una entidad que se encuentra en funcionamiento desde 2016.

Jacylin Bujes, encargada de la oficina de Interculturalidad del municipio de Vicuña se refiere a la importancia de este proceso. “Recalcar que esta es una organización pluricultural, por lo tanto tiene presencia de distintos pueblos originarios, principalmente mapuches, diaguitas, aimaras, quechuas, atacameños y coyas. En esta unión ha sido sumamente importante el recorrido de trabajo que se ha hecho en conjunto con la oficina de Interculturalidad, ya que esta organización nace cuando se contruye esta oficina, aunque lo correcto debiese ser poder formalizar bajo la ley Indígena 19.253, eso está pendiente todavía porque estamos esperando que la ministra de fe que es la secretaria municipal logre realizar el trámite no solo para la Asamblea de Pueblos Originarios, sino también para 6 o 7 familias que quieren conformarse como comunidad por tronco familiar comunitario”.

Uno de los integrantes de esta asamblea, Ramiro Araya perteneciente a la etnia diaguita, manifestó su emoción por haber dado este importante paso, “estoy contento, creo que mis hermanos de pueblos originarios pasan por lo mismo, en realidad es algo que se venía buscando desde hace tiempo, desde el 2016 que se está trabajando para poder conformarse con personalidad jurídica para poder seguir avanzando, Según mi apreciación esto demuestra que si existimos, no solo ancestralmente, los tiempos han cambiado y obviamente ahora para  hacer sentir que existimos, tiene que haber papeles de por medio, y eso obviamente da una formalización que nos permite seguir avanzando y poder llegar a aunar esta fraternidad de hermanos y así acceder a proyectos que se pueden venir más adelante”.

Jacylin Bujes respaldó que este es el primer paso para concretar muchos anhelos. “Es como una primera estrategia de organización para acceder a ciertos beneficios, como la subvención municipal  y otros fondos que provee el Estado para poder llevar a cabo proyectos a futuro, pero principalmente que tengan una autonomía como organización y puedan desarrollar las actividades que sean parte de la necesidad propia de la perti nencia indígena de esta organización”.

Se concreta así un trabajo social, cultural, patrimonial y político que busca funcionar desde la fraternidad y el respeto.