La escuela de verano 2020 se desarrolló desde el 8 enero hasta el 11 de febrero, otorgando un sinfín de panoramas para niños y niñas.

Entre cantos, bailes y algunas lágrimas se desarrolló la ceremonia de despedida de la Escuela de Verano Municipal 2020 en el colegio Joaquín Vicuña, esta escuela contaba con 40 alumnos, entre niños, niñas y otros pequeños, quienes disfrutaron de 25 días de entretención y salidas a distintos sectores de la ciudad de Vicuña.

La escuela de verano municipal 2020 es una instancia de protección para niños y niñas, pues bajo una modalidad educativa se les otorga a los pequeños diversos panoramas de entretención y distensión. El objetivo final por la realización de este proyecto, es alivianar la responsabilidad del cuidado de los pequeños durante las vacaciones, para que sus padres puedan trabajar sin preocupaciones.

En esta versión 2020, la escuela municipal fue financiada en un 100% con fondos de la municipalidad de Vicuña, a diferencia de otros años, los cuales recibía una subvención por parte del Gobierno Regional para la realización de este proyecto.

A la ceremonia asistió el alcalde de la comuna de Vicuña, Rafael Vera Castillo, él manifestó su orgullo por los resultados de la escuela, “La satisfacción de ver el trabajo cumplido, la alegría de los chiquillos y como durante estos casi 25 días pudieron disfrutar y conocerse, sus padres pudieron trabajar tranquilos. Muchas veces los niños, por razón de sus padres que tienen que trabajar, ellos deben permanecer encerrados en sus casas o algunas veces en la calle. Esta escuela de verano tuvo una cobertura de 40 niños y este año fue con absolutos recursos municipales, pues desde el Gobierno Regional no consideraron nuestro proyecto, cosa que si había sucedido durante los últimos 7 años”.

 Ana Karen Rojas, asistente de la educación y monitora de la escuela de verano 2020 comenta su impresión del término de este proceso, “Esta escuela de verano fue algo totalmente distinto, lleno de energía y lleno de emociones, con los niños cantamos y bailamos, hicimos de todo en esta experiencia totalmente hermosa. Sobre las actividades nosotros hicimos distintos tipos de talleres y salidas, entre ellas la salida a la sala de micro cine de la casa de la cultura, la ida al parque Los Pimientos y la visita al UPASOL”.

Los beneficiarios directos de esta instancia son los más pequeños, ellos pudieron disfrutar de los diversos panoramas que ofreció la escuela de verano 2020. Martina Moreno e Isaac Cortés relatan su experiencia, “Es triste culminar, pero al menos pasamos buenos momentos y nos divertimos mucho, participando de varias actividades. (Martina); La tristeza que nos genera es más porque tardaremos mucho en volver a vernos. (Isaac)”.

Sin duda, quienes reciben indirectamente un beneficio son los padres y madres de estos pequeños, quienes pueden trabajar con tranquilidad y sabiendo que sus hijos tendrán panorama entretenido que disfrutar. Silvia Díaz Palma, madre de una pequeña alumna agradece la iniciativa, “Mi hija ha participado hace dos años ya de la escuela de verano con fondos de gobierno, pero este año no fue posible. Yo fui una de las personas que estaba tras “Don Rafael Vera” para poder gestionar que se hiciera esta escuela de verano, mi hija me pedía por favor que se realizara, ella pasa acá y se divierte, este año no fue una excepción. Agradezco a los funcionarios del municipio y especialmente a las profesoras que tanto le enseñaron a mi hija”.

La escuela de verano municipal en su versión 2020 logró un excelente balance, las visitas a atractivos de la ciudad, los juegos que desarrollaron en el mismo colegio y un sinfín de actividades colaboraron con la alegría de los pequeños participantes y la tranquilidad de sus padres.