Se desarrolló la fiesta patronal, con las medidas sanitarias, en donde se reafirmó el compromiso de cumplir con esta meta de la comunidad.

Con todas las medidas sanitarias debido al Covid-19 y en medio de la devoción y participación de los feligreses asistentes, se desarrolló una nueva versión de la fiesta patronal de la localidad de El Tambo, oportunidad en la que se reafirmó el compromiso de concretar el Santuario de la Purísima del Valle del Elqui.

Las actividades se concretaron durante dos semanas con novena que se desarrollaba en las tardes y las tradicionales misas de mujeres y hombres, las que se llevan a cabo temprano en la mañana, con gran participación de los vecinos y que fueron transmitidas además a través de redes sociales.

En la misa de fiesta participaron los párrocos de Vicuña y Paihuano, además del alcalde de Vicuña, Rafael Vera Castillo y la representante del Baile de Danza número 9 de El Tambo, Rebeca Tapia.

En la ocasión junto con pedir por el cuidado de la comunidad debido a la pandemia, se dialogó además sobre la concreción del santuario. El párroco de Paihuano, Héctor Zambra, participó encabezando la ceremonia y dio a conocer su postura con respecto al futuro lugar de oración. “Todas las vicarías tienen su lugar de oración, Elqui queremos que tenga una que sea aquí. Seguimos trabajando para aquello, por la carga de religiosidad que tiene El Tambo, muy agradecido de la invitación y contento de estar aquí”.

Misma visión tuvo el párroco de Vicuña, José Luis Flores, de quien fue la idea de declararlo el primer santuario católico del Elqui, quien expresó que la iglesia Inmaculada Concepción de El Tambo fue la primera estación católica del valle, donde nació la religiosidad, devoción y expresión de los creyentes. “Muy contentos, pues a pesar de estar en tiempos difíciles de pandemia, hemos visto la devoción y cariño de la gente. No queremos que se rompa esta tradición, pues queremos darle la característica de un lugar de encuentro de la vicaría”.

Y hay registros históricos que avalan estos dichos, pues la historia data  de hace más de cinco siglos, en el sector que era conocido como el Pueblo de Elque, a los pies del cerro Cotoc, el que en la actualidad se conoce como El Tambo, donde compartían los indios churrumatas y diaguitas.

Es en este lugar donde se edifica la primera iglesia del Valle de Elqui donde se adoctrinaron a indígenas por parte de los españoles y que ha sufrido los golpes de la naturaleza con terremotos que lo destruyeron, sumado al devastador incendio que consumió el templo en 2004, dejándolo solo en ruinas, sin embargo, gracias al esfuerzo de los fieles, se pudo reconstruir 3 años después.

Esto fue destacado por el alcalde de Vicuña, Rafael Vera Castillo, quien estuvo participando durante la jornada de festividad. “Este santuario tiene mucho más que hacer, los integrantes están luchando para que se convierta en tal, seguirmos apoyando este tipo de instancias”.

Sebastián Tapia es el Director del Santuario Purísima del Valle del Elqui, joven profesional de la localidad, quien agradeció a los vecinos que se hicieron parte de esta festividad y de quienes luchan día a día por concretar el santuario. “Estamos muy contentos por la participación de la comunidad presencialmente y por las redes sociales, felices de la participación de las 4 vicarías del Elqui”.

Misma visión tuvo el jefe edilicio de la comuna, autoridad que destacó además la participación de la comunidad con todas las medidas sanitarias. “Estuve presente en dos misas, nos gustaría estar más, pero nos sentimos parte de estas celebraciones, estar junto a los feligreses. Destacar también las medidas sanitarias en todas estas actividades”.

El “Santuario de la Purísima del Valle del Elqui”  se espera que sea un lugar de encuentro cultural y ecuménico, donde se busca también generar un espacio para diversas culturas y extranjeros con apoyo a inmigrantes, un parque, una casa de retiro, la renovación de la casa patronal y un museo.