Son cerca de 4 mil las personas que reciben el vital elemento a través del Agua Potable Rural, incluyendo el Centro de Salud Familiar.

La sustracción de las cámaras de seguridad y la destrucción de circuitos eléctricos y otros elementos esenciales para el funcionamiento del sistema de Agua Potable Rural de San Isidro y Calingasta en la comuna de Vicuña, se registró la madrugada en la planta de procesos del agua potable.

Son cerca de 4 mil las personas que reciben el vital elemento de este APR, además el Centro de Salud Familiar de la comuna, está en el sector por lo que cualquier corte de agua.

Según al administrador del APR , Óscar Aranibar, los hechos se produjeron en la madrugada del día jueves: “entraron personas que robaron las cámaras, generaron daños en el sistema de telemetría y nos afectaron los tableros, por lo que las bombas no elevaban agua. Rápidamente tuvimos que acudir a un técnico para que resolviera el tema eléctrico y poder entregar continuidad en el suministro”.

Para el alcalde de Vicuña, Rafael Vera este hecho delictual es muy grave, porque podría haber afectado la salud de muchas personas considerando las medidas sanitarias que se deben tomar para enfrentar el Covid19, “si el sistema de APR no funciona, se nos genera una crisis sanitaria en la comuna. Nos parece un acto delictual deleznable, que no es la actitud que tienen nuestros vecinos y que lamentablemente se suma a otros hechos que han ocurrido las últimas horas. El llamado a los vecinos es a denunciar para apoyar la labor de las policías y los jueces y poder detener a estos delincuentes”.

La denuncia fue realizada en Carabineros de Vicuña, quienes se encontraría realizando diligencias para identificar a los delincuentes que dañaron y robaron en este servicio básico.