El taller de Aká se ubica en la calle Yungay esquina Carrera, con innovadores productos que apuntan a tener un sello elquino distintivo.

Nació como Alma y Don, pero hoy en tiempos de pandemia, está en pleno proceso de cambio, con el objeto de darle un giro innovador a la marca. Está próximo a su relanzamiento con dos principales áreas de trabajo, por un lado, «Aká Pizpireta», vestuario infantil y “Aká Calma”, almohadillas terapéuticas rellenas de cuarzo, estampadas con serigrafía, con imágenes de diversos iconos representativos locales. Emprendimiento al que ha dado vida Karen Alcayaga, de profesión diseñadora de vestuario.

En la actualidad Karen Alcayaga está trabajando con una diseñadora gráfica vicuñense para crear el logo de este emprendimiento que resulta muy innovador. La inspiración llega en un momento justo con los conocimientos e implementación necesaria para el taller que siempre anheló, “el nombre del emprendimiento es AKá que es Alcayaga Karen, es un logo bastante bonito, yo había luchado harto tiempo por hacer el cambio de marca, pero no me llegaba la inspiración, ahora siento que estoy más tranquila, se vino desde un momento a otro y me encantó el logo que hizo la chica, y ahora voy a mandar a hacer etiquetas para el vestuario, etiquetas para las almohadillas”.

Su taller creativo que también buscaba ser una tienda, pero producto de la pandemia no pudo abrirse al público, se ubica en Yungay esquina Carrera, en este sentido Karen Alcayaga se refiere a la línea de vestuario infantil, que incorpora coloridos cortavientos deportivos. “Lo que más hacía era vestuario para niñas, y ahora haré un solo producto que son cortavientos, como ahora necesitamos salir a hacer deporte más que todo para desestresarnos, los niños y los adultos, me di cuenta que la gente busca mucho eso, lo he estudiado mucho y estoy trabajando en cortavientos, muy coloridos, muy alegres, muy distintos a los que encontramos en el mercado, con sello local, con un trabajo de investigación de colores y qué energía producen en los niños”.

En cuanto a la línea terapéutica existen opciones diversas destinadas a llevar descanso, relajo y alivio a dolores corporales , “tengo varios formatos de almohadillas, por ejemplo muñequeras que sirven para la artritis, para la tendinitis, antifaces antiestress, y almohadillas multipropósito, que sirven para los distintos lugares que tenemos  dolencias y queremos aliviar, y esos se estampan con serigrafías y tienen icónicos locales, para crear un producto innovador”, dice la diseñadora elquina.

Pero estas almohadillas se diferencian de otras que tienen semillas en su interior, porque ahora solo serán de cuarzo con bolsillos para agregar hierbas medicinales, “todas las almohadillas que yo hago están rellenas de cuarzo, en un principio estaban hechas con recolección de yerbas como la lavanda para relajar, y el eucalipto para despejar vías respiratorias, entonces los distintos formatos para las distintas necesidades yo iba aplicando las hierbas, pero después, me fui dando cuenta con el tiempo y con la opinión de los clientes, de que las hierbas van perdiendo sus propiedades con el calor, en cambio con el cuarzo solo, la almohadilla resiste más”.

Para ir avanzando con los tiempos actuales y mejorar sus procesos de venta, Karen ha  trabajado bastante en instruirse en temas de marketing digital. “Estoy trabajando para hacer una página web porque ya todos sabemos que tenemos que vender por internet, está difícil como lo hacíamos antes por tiendas o ferias, cambiar la identidad de la marca con instagram, marketplace y todas esas plataformas para poder vender por internet”.

Para mayor información en Instagram almaydon.vestuario y Whatsapp consultas o pedidos +56 9 8138 1171.