Con el pasar de los años se ha ido poniendo en valor no sólo el gesto heroico y en desventaja total del Capitán Arturo Prat, un marino de 31 años, que estaba al mando de la corbeta Esmeralda durante los primeros días de la Guerra del Pacífico, sino su vida consecuente y fiel a sus principios en cada área de su corta existencia.

Este  21 de Mayo en homenaje a las Glorias Navales, fecha en que se recordó el 141 aniversario del Combate Naval de Iquique, se realizó́ una conmemoración distinta en tiempos de pandemia por el coronavirus. Se llevó a cabo la colocación de una ofrenda floral en el busto del héroe nacional Arturo Prat Chacón, ubicado en avenida Las Delicias con Prat, con la presencia del alcalde de Vicuña Rafael Vera y los concejales Yerman Rojas; Miriam Rojas, Cristian Pinto y Nelly Lazo.

Con el pasar de los años se ha ido poniendo en valor no solo el gesto heroico y en desventaja total del Capitán Arturo Prat, un marino de treinta y un años que estaba al mando de la corbeta Esmeralda durante los primeros días de la Guerra del Pacífico, sino su vida consecuente y fiel a sus principios en cada área de su corta  existencia, que se ha ido conociendo a lo largo de todos estos años.

“¡Muchachos: la contienda es desigual, pero ánimo y valor. Nunca se ha arriado nuestra bandera ante el enemigo y espero que no sea ésta la ocasión de hacerlo!”… Esta arenga, proclamada desde la cubierta de la Esmeralda minutos antes de lanzarse al abordaje del monitor peruano Huáscar en el Combate Naval de Iquique, dio a Arturo Prat Chacón un lugar único en la historia de Chile. Era el 21 de mayo de 1879, y que aunque significó la muerte de muchos compatriotas, es una fecha muy recordada y enaltecida que en años anteriores se celebraba con actos y desfile, pero que producto de la contingencia, debió ser acotada como señala el alcalde de Vicuña Rafael Vera, “ esta fecha siempre se llenó de colores, de esta historia bonita, que más allá de la tragedia de perder a hombres que luchaban por la patria un día 21 de mayo, y la verdad es que más allá de toda esa historia, nosotros hoy día quisimos que esto no se olvidará, que el 21 de mayo que ha sido tan importante desde que nosotros ingresamos a la educación básica y siempre se nos comentó esta gesta histórica, claramente que hoy día pudiéramos estar presentes”.

El alcalde Vera agrega que la figura de Arturo Prat debe ser recordada siempre no solo por este hecho en particular, sino por su probidad y calidad como ciudadano, “quisimos invitar a los miembros del Concejo y hacer algo absolutamente simbólico, que es colocar unas flores en el busto de este tremendo ser humano, que es Arturo Prat, que no solamente fue un hombre que luchó por Chile, sino un hombre que tuvo una vida  intachable, un hombre que efectivamente dio una muestra de ser un tremendo ser humano haciendo clases a los obreros, estudiando derecho, defendiendo a sus colegas, la verdad es que fue un hombre increíble y no quisimos dejar de recordar que este 21 de mayo nos sentimos orgullosos de tal vez uno de los héroes más importante en la historia de Chile”, resaltó el jefe comunal.

El concejal Yerman Rojas destacó la importancia de recordar la fecha y la heroica misión de Arturo Prat. “Yo creo que siempre es bueno destacar las fechas que se realza la historia de nuestra patria, y especialmente la figura de Prat, que ante la adversidad nos incentiva a salir adelante como lo que estamos viviendo ahora, si bien es de una manera distinta, siempre es importante recordar aunque sea de manera simbólica como lo estamos haciendo con el alcalde y parte del Concejo Municipal”, destacó.

Cada 21 de mayo desde 2010 se conmemora además el día del abogado, y es que en 1876, y a los 28 años, Arturo Prat fue el primer oficial de la Armada en servicio activo en recibirse de abogado. Para ello debió recorrer un largo camino y hacer compatible su carrera naval con su formación jurídica. Se matriculó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, hizo sus estudios como alumno libre en la universidad, mientras estuvo muchas veces embarcado, trasladándose desde Valparaíso a Santiago para rendir sus exámenes.