El 8 de marzo de 1908, 129 trabajadoras murieron en un incendio en una  fábrica en EE.UU. Por este y otros hechos, en 1977 la Asamblea General de las Naciones Unidas llamó a los países a declaran el 8 de marzo como “El Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional”.

Como cada año, todos los 8 de marzo miles de mujeres en todo el mundo se manifiestan en diversas formas, para exigir igualdad de derechos y oportunidades, para luchar contra la violencia de género y conmemorar a las que ya no están y a las que dejaron un legado en la historia. Una lucha y un movimiento que cada día cobra más fuerza.

A nivel local, esta conmemoración se desarrolló en la plaza Gabriela Mistral, a través de jornadas culturales y artísticas, que dio el espacio a mujeres de la comuna para desarrollar su arte y compartirlo con las mujeres que asistieron a estas actividades.

Se desarrolló la actividad denominada “Estampatón”, organizada por la Asamblea Feminista Elki, que buscaban a través de su trabajo, plasmar frases en poleras, pañuelos y lienzos,  apoyando la conmemoración del 8M, el movimiento feminista y las justas demandas por las que las mujeres luchan día a día.

Constanza Cintolesi, co-fundadora de la Asamblea Feminista del Elki, se refiere a cómo se vivió la jornada y la acogida de las asistentes, a pesar de estar atravesando una pandemia “siendo sincera, no esperábamos que viniera tanta gente. Si es diferente a como fue el año pasado, por todo el contexto de la pandemia que estamos viviendo, también vemos que hay una crisis social, que hay miedo de salir, tanto por pandemia como quizás alguna represalia. Hasta ahora todo ha sido muy tranquilo, muy cultural, diría eso, que lo vivimos de forma tranquila”.

La Asamblea Feminista Elki, es una organización que desarrolla  variostrabajos: uno de ellos y el más reciente es el trabajo del bordado, subjetivo de la memoria, a través del cual buscan rescatar en la memoria los femicidios que han ocurrido en la comuna y visibilizar la violencia que viven las mujeres. Trabajos que pudieron apreciarse durante la jornada en la plaza Gabriela Mistral.

Al respecto, Constanza se refiere al bordado y los temas que desarrollan “la idea es rescatar en la memoria, tanto los femicidios que hemos tenido acá en la zona, tenemos bordados los nombres de Tamara, de Carolina, de Anais, como también visibilizar la violencia  que nosotras vivimos como mujeres, no solo el femicidio, también tenemos el tema del agua que hemos estado trabajando últimamente, ya que consideramos que toda actividad extractivista, debido a que la tierra representa la pachamama como una madre, ella es violentada  al mismo tiempo que nosotras, debido a que se asume el tema del femenino, de lago que yo puedo llegar y sacar sin permiso, que puedo llegar y tocar sin permiso, entonces ese es el trabajo más nuevo que estamos sacando ahora, que es el bordado”.

Como asamblea demás, realizan una potente labor política y trabajos colaborativos junto al Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (SernamEG). Cabe señalar que Asamblea Feminista Elki, es una de las pocas organizaciones que se desempeña en el sector rural.

Constanza se refiere al trabajo conjunto, además de la importancia de visibilizar organizaciones como estas “participamos en reuniones mensuales con SernamEG, para visibilizar problemáticas, como también dar nuestras perspectivas  de los tipos de soluciones que necesitamos y somos una de las pocas agrupaciones del sector rural que participa, la mayoría son de La Serena y Coquimbo y quizá parezca increíble para quien lo oiga, pero las dificultades que podemos tener en ruralidad son  distintas, si bien hay temas transversales, hay dificultades que en ciudad no se ven y aquí si se ven y eso ha sido importante , poder irlas visibilizando para sacar un plan  de trabajo, que SernamEG sepa que tiene que trabajar en un contexto rural, ya que somos una de las comunas más grandes de la Región, pero no tenemos mucha presencia en las casas centrales y donde se toman las decisiones, entonces ha sido un trabajo largo, potente pero esperamos que este dando frutos”.

La jornada contó también con la intervención cultural-musical del grupo “Mestizas”, conformado en su totalidad por mujeres. En este sentido, Consuelo Vargas Carvajal, profesora, músico y una de las gestoras del grupo, se refiere a esta gestión, como una contribución a la música, a través del compañerismo, el hecho de ser mujeres y ser la primera banda de Vicuña, en la que todas sus integrantes son mujeres y espera junto a sus compañeras seguir siendo participe de estas jornadas.

“La verdad es que no nos enteramos de que iban a haber actividades, así que empezamos a preguntar porque queríamos estar. Era como una responsabilidad que teníamos nosotras pensábamos, porque somos el único grupo de mujeres que hay en Vicuña, entonces tenemos que estar si sí, además hemos estado todos los años, marchando, de público, yo también tengo otra banda, que hemos estado tocando, entonces era como ¡tenemos que estar! Independiente de la pandemia, de lo que está pasando, es algo que tiene que haber, que tiene que existir siempre (…) ese es nuestro objetivo principal, que la gente pueda vibrar  con nuestra música y que pueda disfrutarlo, así que estamos muy contentas”, señala Consuelo Vargas.

Entre las asistentes a esta conmemoración, estaba Claudia, quien relató su experiencia y la importancia de que se desarrollen jornadas como estas “fue muy bonito, es algo que no se ve acá en Vicuña, pero si en otras localidades y considero que es una súper buena instancia  para que se empiecen a realizar como estas. Encuentro que hay mucha más asistencia que otras veces, pero todo bajo el protocolo del distanciamiento social, todos con sus mascarillas, todo muy ordenado y la gente muy consciente. Esto es un llamado a todas las mujeres de Vicuña que se unan a este movimiento, a informarse de lo que es el feminismo, a combatir esta lucha, es una instancia en la que invitamos a todas a que sean parte de este movimiento”.

Sin duda un día para rememorar y que a pesar de la pandemia pudo llevarse a cabo con todas las medidas necesarias.  Una vez más las mujeres salieron a las calles a expresar su descontento ante las injusticias, para erradicar la violencia de género y la desigualdad y por supuesto defender sus ideales, en una lucha que aun continúa.