La “Fiesta Patronal de la virgen del Carmen de Peralillo” es una de las convocatorias religiosas más tradicionales y que reúne a mayor cantidad de feligreses católicos.

Bailes chinos, danzas, música y folclor religioso, aquel fue el panorama este pasado domingo 11 de septiembre en las calles de la localidad de Peralillo. La comunidad católica de dicho sector celebró una nueva fiesta patronal de la “Virgen del Carmen”, congregando a bailes religiosos de distintas latitudes, todos liderados por el baile “Morenos del Carmen” de Peralillo.

La misa se realizó de forma tradicional, con un aforo reducido, al interior de la iglesia de Peralillo; a las afueras, en la plaza del pueblo decenas de personas esperaron la salida de la virgen del Carmen, para el comienzo de la procesión. Una vez esta iniciada, todos los bailes empezaron a realizar sus presentaciones en ruta y, como es tradición, un baile chino custodió a la virgen, en este caso, el baile chino de La Cantera, presente allí con sus chinos danzantes.

Ramón Areyuna, vecino de la localidad de Peralillo comentó el sentido de esta celebración, resaltando la coordinación y la preparación por parte de los anfitriones peralillanos, “es bonito, yo hace tiempo que no venía a esta fiesta, se ve todo muy ordenado, no tendremos problemas con los contaminantes. Nosotros somos vecinos de pueblo, venimos siempre, es una fiesta tradicional de septiembre, es bonito, se ve la organización y el protocolo”.

Cecilia Cabello y María Segovia, ambas vecinas pertenecientes a la localidad, resaltaron el espacio social que se genera en las fiestas religiosas, tal como el encuentro entre vecinos y el estar cerca nuevamente de la virgen, “esta es una tradición que hacía falta, se echaba mucho de menos, Peralillo siempre ha sido un pueblo católico, se ha echado de menos, aquí vemos la participación de la gente, es lindo poder participar de la novena y todo esto, si bien, esta vez hay menos gente, claramente se entiende que es por el covid19”, comentó María, mientras que Cecilia Cabello agregó, “aquí hay mucha gente desde afuera que se reencuentra acá, nosotras con todas las medidas sanitarias, tenemos que cuidarnos”.

Desde el baile chino de La Cantera Daniel Palma Reinos, comentó su expectativa por el baile, atendiendo al significado que tienen estas ceremonias en la cultura chilena, “es bonito, se espera harta gente, que salga todo bien acá, nosotros somos un baile que participa siempre, hemos llegado hasta La tirana en Iquique, a la gente les invitamos que participen, es una instancia linda”.

Para el alcalde Rafael Vera Castillo, las fiestas religiosas son una tradición que aún tienen mucho que entregar, algo evidenciado con el entusiasmo de la gente en la participación, “se notan las ganas de la gente de participar y demostrar su fe, nosotros en la mañana estuvimos en la misa de hombres de Calingasta, ahora estamos en Peralillo con su fiesta religiosa, el fervor es similar aquí hay cariño por la virgen. Se sienten ganas de participar y practicar la fe, yo felicité las medidas sanitarias, felicité a los bailes religiosos, aquí la fe es importante para enfrentar los momentos complejos que vivimos como país”,

A la par de la fiesta religiosa de Peralillo, en Calingasta se celebraba la fiesta patronal religiosa de la “Señora de los Dolores”, la que tuvo también una alta convocatoria, realizando presentaciones folclóricas religiosas, matizadas con una cuecada a la virgen.