El socavón de 15 metros de diámetro y 18 metros de profundidad, lamentablemente se llevó una quesera y 9 cabras que estaban en el corral.

El Sernageomin en conjunto con la Seremi de Minería y Enami, comprometieron soluciones al socavón ubicado al interior del sector de Marquesa-Talcuna, especificamente en la Quebrada Las Cañas, un hecho que se presume aconteció por la excavación ilegal de la minera El Tambor en el sector, en 2019, y hasta la fecha no ha sido resuelto.

Para recordar los hechos, Manuel Cortés, criancero del sector de la Quebrada Las Cañas, luego del fuerte sismo de 6.7 del 19 de enero de 2019, se encontró con un tremendo socavón  (un socavón de 15 metros de diámetro y 18 metros de profundidad) afuera de su casa, el cual lamentablemente se llevó una quesera y 9 cabras que estaban en el corral.

Tres años después de este acontecimiento, Manuel Cortés Rodríguez, su hijo,  se refiere a la falta de ayuda desde esa fecha, “yo tengo un recurso de reparación en el sector, y de protección, y a la fecha nada, por eso yo he estado con Sernageomín, tratando de mejorar las condiciones de todo lo que se ha perdido”.

Ahora la esperanza de Manuel Cortés, es poder recuperar parte de lo perdido y trabajar con mayor seguridad, dado que produce aceitunas, “que de una vez den solución al tema, todo lo que he perdido, la bodega, las cocinas, todo lo que se ha perdido acá, tengo mi producción del olivo, no puedo traer a la familia, entramos a cortar las aceitunas igual que los ladrones, a la rápida, porque está inestable el terreno, no hemos tenido ayuda hasta el momento”.

Constanza Espinoza, Seremi de Minería de la Región de Coquimbo destacó a meses del nuevo Gobierno, que es importante recabar toda la información necesaria para encontrar soluciones en conjunto con Sernageomin y Enami, “es importante ir recabando todos aquellos desafíos que presentan las distintas localidades de nuestra región y por supuesto de acá de la localidad de Marquesa,  hemos identificado que se han paralizado los trabajos y la fiscalización también en esta zona, necesitábamos poner en marcha nuevamente, analizar, ver cuál es la etapa en la que están y volver a trabajar de manera conjunta. Nosotros somos conscientes que hasta hace unos meses atrás, cada una de las instituciones del ecosistema minero, funcionábamos de manera independiente, ahora la idea es trabajar como una sola maquinaria, todos unidos por un mismo fin”.

El alcalde Rafael Vera Castillo señala categórico que se debe buscar qué es lo que ocasiona el problema para encontrar de una vez por todas, la solución, “hay que determinar cuál es el caserón  que está generando el problema, para ello hay que generar recursos para que se puedan hacer. Se descifran las soluciones tal vez más simples, más económicas como desaguar la mina, ingresar un dron que pueda medir las condiciones del terreno, la cantidad de metros que pueda avanzar en esa línea, para tener una claridad de qué calidad de este queso Suizo puede seguir funcionando o no, o si estos terrenos tendrían el día de mañana bajarse, y después volverlos a rellenar para que después se puedan usar. Hay quienes dicen que la solución más fácil es colocar un letrero y que no ingrese nadie, pero estos terrenos no se pueden perder, por lo cual acá hay que hacer una intervención”.

El tema se reactivó luego de que aconteciera algo similar en Tierra Amarilla, comuna del Norte Chico ubicada a 15 kilómetros de Copiapó, en la Región de Atacama, con el más grande socavón que se ha registrado en el país en el último tiempo. La comunidad de la zona, cuya principal fuente de ingresos proviene de la minería, está en alerta tras la impresionante magnitud del evento registrado hace unas semanas: 32 metros de diámetro y 64 metros de profundidad. Advierten, además, que ha aumentado su tamaño al doble.