La visita a las instalaciones se concretó el pasado miércoles 31 de agosto, con la idea de tomar las experiencias para crear una planta desalinizadora en la región de Coquimbo.

Con el propósito de conocer el funcionamiento de la planta desaladora “Nueva Atacama”, ubicada en Caldera, el alcalde de la comuna de Vicuña, Rafael Vera Castillo, además de presidente de la asociación de Municipios de la región de Coquimbo, lideró una visita a las dependencias junto a otros alcaldes y concejales de la región de Coquimbo. De Vicuña los representantes fueron los concejales Kether Gomez, Miriam Rojas, Caroll Alcayaga e Irene Ramos.

La planta desaladora de Atacama, la primera estatal y que abastece a más de 220 mil personas de las comunas de Caldera, Chañaral, Copiapó y Tierra Amarilla, fue inaugurada en enero de este año, posicionándose como una de las principales de la zona norte, una de las zonas más áridas del mundo, y para conocer la experiencia de su funcionamiento, además de traer insumos para la región, una comitiva regional, encabezada por la asociación de Municipios de la región de Coquimbo, visitó las instalaciones el pasado miércoles de 31 de agosto.

En ese contexto, una de las iniciativas que ha ganado fuerza en la región para hacer frente a la sequía, es la construcción de una planta desaladora que pueda abastecer a la población del vital elemento. El alcalde de Vicuña Rafael Vera valoró la experiencia de conocer este proceso, que aunque lento para aplicar en la región de Coquimbo, representa una solución, “vemos una planta que funciona en forma extraordinaria, donde los recursos del Estado han sido bien utilizados, donde se asegura que el 100 por ciento del agua que se utiliza acá es de la mejor calidad, donde los habitantes pueden recibir este elemento básico y donde se ha demostrado que hay que planificar y que cuando hay planificación, se pueden obtener buenos resultados”.

El escenario hídrico de la región de Coquimbo por estos días no es muy alentador, si bien las lluvias durante el invierno aportaron en parte a reducir el déficit de precipitaciones, según el reporte de Aguas del Valle, el agua caída en La Serena alcanza un +28,4% con 84,5 mm acumulados; Combarbalá llega a +36,5% con 222,7 mm, mientras tanto Illapel continúa con un déficit de 25,8% con 108,3 milímetros.

Por otra parte, respecto a la cantidad de agua embalsada, en la provincia de Elqui, Puclaro cuenta con un 25,3% de su capacidad total; en Limarí, La Paloma llega al 13,8%; y en Choapa, El Bato, alcanzó un 16,1%. Además, en cuanto a la nieve, la Estación Vega Negra -en la cordillera de la provincia de Limarí- registra un superávit del 3,9% comparado con su promedio anual histórico, con 396 mm acumulados.

Sergio Fuentes, gerente general de empresa Atacama muestra su satisfacción al mostrar a la comunidad un proyecto emblemático para la región de Atacama, representando una solución para la crisis hídrica. “Con esta planta asegurar de alguna forma el agua potable para el consumo de gran parte de la región, aproximadamente un 75% de la región se ve hoy día beneficiada con la construcción de esta planta”.

Lo llamativo de este proyecto es que también fue premiado a nivel internacional en Madrid España como “planta desaladora del año”, según señala su gerente y esto por tres variables, “uno con la innovación, esta es una planta muy moderna de última generación; el cuidado del medio ambiente por el tipo de construcción que tiene, principalmente porque no afectó el fondo marino en la construcción de la toma de agua, ni tampoco del emisario de salida y también la eficiencia eléctrica, ya que es una de las plantas más eficientes que hoy están funcionando”.

La alcaldesa de Caldera Brunilda González Anjel  comentó todo los detalles expuestos a esta delegación regional.  “Todo el proceso se contó respecto a lo que es la operación, pero nosotros también como autoridades, les contamos aquellas dificultades desde el punto de vista de la resolución de calificación ambiental, las cosas que se incorporaron como exigencias desde la mano de obra local, donde por primera vez un proyecto resolución de calificación ambiental indicaba que era posible exigir mano de obra local, de hecho este proyecto exigía casi un 40% de mano de obra de las distintas comunas donde se impactaba el proyecto en términos de construcción”.

El concejal Kether Gómez hizo hincapié en las principales preocupaciones antes de instalar una planta de esta envergadura en la región, “nuestra preocupación siempre es el tema mediambiental, aquí se nos indica que el tema de desalar agua no tiene un impacto ambiental mayor, hay ciertos estudios que se tienen que hacer previo a la instalación de una planta desaladora, después de instalada la planta se sigue un monitoreo constante del tema del impacto ambiental y creo que es una visita muy positiva  en la cual vimos en terreno cómo funciona una planta desaladora de primer nivel, con tecnología de última generación y creo que tenemos que apuntar a eso, hoy el cambio climático es una realidad y creo que no podemos descartar ninguna opción para la mejora del recurso hídrico de nuestra comuna y de nuestra región”.

La concejal Caroll Alcayaga  evalúa positivamente esta opción, “lo mejor es conocer in situ como es el proceso, cómo se realiza y cuál es el resultado final de este y la verdad es que tuvimos la oportunidad de beber de esta agua que es el agua que consume una gran cantidad de gente de la región de Atacama, yo creo que a nivel nacional es la solución más viable en este minuto es la desalinización del agua para consumo humano”.

La concejal Irene Ramos también calificó positivamente, “fue una instancia espectacular ver el proceso como llega del agua de mar a agua potable, es muy importante que en la región de Coquimbo se deben ver las áreas donde se debe implementar, creo que varias plantas de este mismo tipo”.

Luego de esta visita los pasos a seguir según señala el presidente de la asociación de Municipios de la región de Coquimbo, es conseguir recursos para la materialización de una planta en la región de Coquimbo, “yo creo que con el gobierno nacional, la máxima autoridad de Corfo en el país. Entendemos también que Consa puede ser un aliado importante, las empresas sanitarias, para buscar los recursos, y que no sea una inversión privada, porque sabemos que si es una inversión privada, quien va a pagar el costo en definitiva van a ser nuestros propios usuarios”.

La planta desalinizadora de Atacama es la más moderna de este tipo que se ha construido en Chile para consumo humano, garantizando el suministro de agua potable para más de 220 mil personas de las comunas de Caldera, Chañaral, Copiapó y Tierra Amarilla, por los próximos 40 años.

Consideró una inversión de US$250 millones, y está ubicada en el sector de Punta Zorro, en la comuna de Caldera. Desde allí el agua de mar es desalinizada e impulsada a través de 39 kilómetros de tuberías a los distintos puntos de abastecimiento de las comunas de Caldera, Chañaral, Copiapó y Tierra Amarilla.

Las instalaciones beneficiarán a más de 220 mil personas de la zona, lo que representa más del 75% de la población regional. El proyecto es una real solución para la sequía que afecta la zona. Con el inicio de funciones de la planta, Atacama es la primera región en Chile con instalaciones de desalinización de agua para consumo humano. La planta está diseñada para producir 1.200 litros de agua potable por segundo.

La moderna planta extrae agua de mar directamente de la costa de Caldera. A través de bombas, el agua es impulsada a tres estaciones de tratamiento para poder conseguir la desalinización y transformarse en agua potable.