Tras notificar a los dueños y no obtener respuestas los automóviles son trasladados hasta el corral municipal.

 Una camioneta Chevrolet de color negro, que llevaba largos meses estacionada en calle Yungay, fue remolcada por personal municipal y llevada al corral tras notificar a los dueños y no ser retirada de la vía pública.

La denuncia de este vehículo fue realizada por los propios vecinos, por el temor de que sirviera para esconder a delincuentes o que en su interior se pudieran guardar elementos ilícitos.

Según un catastro realizado entre carabineros uy el municipio, serían 175 los vehículos que se encuentran abandonados en la vía pública y que, de no ser retirados en los próximos días, correrán la misma suerte que la camioneta negra.

Según Alejandro Silva, encargado de Inspección Municipal de Vicuña, este es el inicio de un proceso coordinado con carabineros, “hemos hecho un plan de notificaciones porque un vehículo en abandono puede servir para esconder especies o incluso perpetrar un delito. Tenemos las facultades para retirar vehículos en calidad de abandono procediendo en torno a derecho. Comenzamos con este vehículo y continuaremos en las semanas siguientes”.

Aclara el encargado de inspección que es un proceso que tiene varias etapas por lo que llamó a los dueños a sacar sus vehículos cuanto antes, “nosotros hemos realizado notificaciones y después de todo este proceso informamos al juzgado de policial local y recién ahí procedemos a retirarlo. El llamado es a la comunidad a que revisen la situación y ojo que las infracciones son a los propietarios, hay muchos vehículos que son vendidos y no se realizan las transferencia, y las costas del traslado y aparcamiento la pagan los propietarios”, concluyó Alejandro Silva.

Cabe consignar que, para recuperar el vehículo por parte del propietario, este debe cancelar los costos que significaron el retiro de la vía pública y el costo de los días que ha estado aparcado en el corral municipal. De no ser retirado el vehículo este puede ser rematado.