El objetivo propuesto desde la oficina de la Mujer al plantear estos temas ha sido estudiar, analizar y comprender las distintas formas de violencia sobre todo con estudiantes desde temprana edad.

En la escuela Lucila Godoy Alcayaga se realizó una ceremonia de certificación de 12 establecimientos educacionales de la comuna de Vicuña que recibieron dos jornadas de capacitación en temáticas de género y violencia en el pololeo, impulsadas por la oficina municipal de la Mujer.

El objetivo propuesto desde la oficina de la Mujer al plantear estos temas ha sido estudiar, analizar y comprender las distintas formas de violencia sobre todo con estudiantes desde temprana edad. En este caso se trabajó con los estudiantes de los cursos de 6to, 7mo y 8vo básico, vale decir entre los 11 y los 13 años con el fin de prevenir.

Se hicieron dos sesiones por curso, una hablaba de la inequidad que existe en torno a hombre y mujer, y el tema de la violencia en el pololeo, aspecto esencial porque niños o niñas deben comprender qué es la violencia, que no solo se refiere a golpes, sino a violencia psicológica, simbólica y también económica.

La jornada fue matizada con la presentación de un grupo de mujeres vicuñenses aficionadas a la danza denominado  “Llanka Antu” y la presentación de una obra de teatro a cargo del primero medio A del colegio Antonio Varas, que representa algunas relaciones amorosas toxicas que se dan durante la adolescencia. Su protagonista Noam Jansson, comenta que el teatro le ha permitido forjar su personalidad y discernir. “Uno aprende muchas cosas, darse cuenta cuando están pasando cosas malas, o por ejemplo el cómo reaccionar, también al aparecer en obras y presentarse uno agarra un carácter, una personalidad, que yo antes no tenía, porque me dan vergüenza muchas cosas, pero a la hora de hay que presentarse hay que dar lo mejor (…) creo que la violencia en el pololeo es un caso muy grave, y lo mejor de todo es darlo a conocer desde sexto básico en adelante, para prevenir” enfatizó el adolescente.

La profesora de lenguaje, literatura y filosofía encargada de la academia de teatro del colegio y profesora jefe de 1ero medio A, Glinda Pereira expresa que lo que el teatro le ha permitido a los estudiantes es darse cuenta que el abuso no puede existir ni para el género femenino, ni para el masculino, porque explica que en la obra presentada, “ esta dinámica del teatro usó lo que no debe ser, lo que no debe pasar y lo que no se debe soportar, por derecho tanto en el varón como la dama, porque no solamente aquí es golpeada la mujer,  también es golpeado psicológicamente y físicamente el varón, lo que tratamos nosotros de resaltar a través de esta obra de teatro es no polemizar con el tema, sino que entender y llegar al joven, al público de que de una u otra manera, nosotros tenemos que cobijar al que está vulnerado, y cómo se cobija, en la autoestima, y en el respeto a si mismo (…) la vulneración no ha desaparecido, la mujer todavía sigue siendo un ser vulnerado, en el sentido que ya no es lo físico, pasó a ser psicológico, y te digo que eso es peligrosísimo, porque eso no se ve, y la mujer los transmite en una actitud pasiva, en una actitud de aguante y menosprecio, entonces en ese sentido, lo que yo le trato de demostrar a mis alumnos, sea del género que sea, primero el respeto, la valoración, la autoestima y el quererse a sí mismo”.

Desde el colegio Edmundo Vidal Cárdenas, la estudiante de 7mo básico Kiara Bolados valoró los tópicos tratados, “me gustó la actividad, la encontré creativa, empeñada en un solo tema y ese tema es  muy importante tanto para mujeres como hombres, toda relación se basa en el respeto, deberían hacer muchas actividades como estas porque son muy relevantes en esta ciudad y en este país”.

Martina Hernández tiene 11 años y estudia en 5to básico en la escuela Juan Torres Martínez de Diaguitas, asistió junto a sus profesores a esta certificación, considerando respecto al pololeo que espera, “que sea real, que no sea falsa y que de verdad sea amor, me gustaría que fueran a mi colegio también porque hay unos niños que no saben, de la escuela vinimos tres niños y los demás no saben nada de esto” expresó.

Fresia Flores de la escuela Juan Torres Martínez de Diaguitas es la profesora encargada de la convivencia escolar, por lo que esta iniciativa fue una gran experiencia para el establecimiento, “como unidad educativa estamos muy preocupados de que los niños tengan las herramientas necesarias para que esta violencia no se produzca entre ellos, sobre todo en los inicios que son los pololeos en la edad de 12, 13 años, entonces nos ha encantado esta oportunidad que nos dieron como escuela, que puedan ellos estar atentos a lo que es la legislación y lo que significa el respeto entre los géneros, y sobre todo que ayuda en la convivencia de todos nosotros”.

El director de la escuela Lucila Godoy Alcayaga de Vicuña Carlos Valdivia destacó a su escuela como parte de esta preparación para crear una sociedad más respetuosa, “aquí surge de esencia dos valores que son intransables: el respeto, y el amor, que cuando eso está presente, no deberíamos hablar de conflictos ni tampoco de malas relaciones, deberíamos hablar de embellecimiento de la naturaleza en su esplendor como seres humanos, constructores de sociedades mejores, yo creo que ese es el tema, y orgulloso de haber recibido una distinción tan importante como la que entrega la municipalidad de Vicuña”.

Para el alcalde de Vicuña Rafael Vera es esencial realizar estas intervenciones para cimentar el camino. “nos quedamos con la convicción de que este es un primer paso, falta muchísimo más, de que la violencia en el pololeo existe, es una realidad, como existe en muchos ámbitos de nuestra sociedad, pero si no hablamos del tema, no sensibilizamos a la juventud, no vamos a terminar con esto, hoy día cuando la gente reclama mayor justicia, mayor participación, evidentemente estos temas también tienen asidero, bien lo sabe este grupo de mujeres que creo un himno que está recorriendo el mundo”.

“El patriarcado es un juez, que nos juzga por nacer y nuestro castigo es la violencia que no ves. El patriarcado es un juez, que nos juzga por nacer y nuestro castigo es la violencia que ya ves”… reza la primera estrofa de la performance “Un violador en tu camino” que se viralizó en todo Chile y el mundo, y que fue creada en nuestro país  por el colectivo porteño Lastesis,  como una manera de develar una violencia que aún continua sin respuestas claras y certeras y de la que la sociedad debe hacerse cargo.