Esto en el marco de la tenencia responsable de animales y los compromisos y obligaciones que adquieren sus dueños a la hora criar una mascota y velar por su bienestar.

La semana pasada comenzaron las jornadas de consultas veterinarias, específicamente en la localidad de Huanta y se espera que durante el mes de marzo se desarrollen en el sector poniente. La Iniciativa es gestionada por la clínica veterinaria municipal, organismo dependiente del Departamento de Medio Ambiente, Aseo y Ornato.

Al respecto, Claudia Márquez, veterinaria y coordinadora de la clínica veterinaria municipal señala el propósito de estas jornadas “Tenemos la oportunidad de dirigirnos a distintas localidades por fechas para realizar consultas veterinarias de diferentes índoles, principalmente para control de sanidad y más que nada ver a algún animal que requiere de nuestra colaboración”.

Lo anterior, en paralelo al trabajo diario que desarrollan los profesionales en la clínica municipal veterinaria, ubicada en la intersección de las calles Miraflores y Libertad, sector Calingasta. Recordemos que la clínica comenzó su funcionamiento alrededor de 5 años, con positivos balances.

Dentro de actividades que se llevan a cabo en las instalaciones,  se realizan alrededor de 8 esterilizaciones por las mañanas, mientras que por las tardes, desde las 15:30 hasta las 17:00 horas  se atienden las consultas generales. En este sentido, Claudia Márquez agrega “estas consultas son vía telefónica, llamado por teléfono, consultas veterinarias. No tenemos vacunas en este momento, pero si podemos ayudarlos en distintas opciones que necesiten los dueños responsables de las mascotas”.

Reiteramos que durante marzo iniciarán las consultas en el sector costa: 5 de marzo en El Arrayán; el 12 en Nueva Talcuna y el 26 del mes culminan con las visitas en el sector de La Calera.

Es importante generar un compromiso con nuestras mascotas, para asegurar su bienestar. Al mismo tiempo respetar las normas de salud y seguridad pública, de lo contrario se arriesgan multas de hasta 30 Unidades Tributarias Mensuales, según lo estipulado en la “Ley Cholito”.