Todos estos cursos realizados en Peralillo, El Durazno, La Viñita, San Isidro y Vicuña, fueron coordinados por la oficina de la Mujer.

En dos emotivas ceremonias, una realizada en Dideco ex  hostería, y la otra en sede La Estación, se llevó a cabo la certificación de diversos talleres de manualidades en los que las mujeres pudieron crear trabajos aplicando técnicas de macramé, confección de disfraces, adornos navideños, entre otros.

Todos estos cursos fueron coordinados por la oficina de la Mujer, pues dentro de las funciones de este espacio municipal,  se encuentra aquella relacionada con la promoción de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, por lo cual se gestionan instancias que contribuyan a la solución de una de las principales necesidades de las mujeres vicuñenses, capacitarse y adquirir los conocimientos necesarios para realizar un oficio, todo en virtud de la construcción de una sociedad con enfoque de derecho y equidad de género.

Uno de ellos fue corte y confección, mantelería y pie de árbol navideño en el Durazno, taller tejido en macramé en el Centro de Madres Peralillo Unido; taller corte y confección, mantelería y pie de árbol navideño, localidad La Viñita y  taller corte y confección de disfraces en la localidad de San Isidro.

Verónica Vergara de El Durazno participó del taller de costura, considerando que fue un bello espacio de reunión, “hicimos varios trabajos lindos para la navidad. Fue muy lindo, yo no pensaba hacer ningún curso, y de repente me llegó la invitación, yo estaba pasando por una crisis fea, y acepté, me encontré con varias conocidas, otras que conocí en ese momento, lo pasamos muy bien, se me olvidó mi pena, las recuerdo con mucho cariño, y me deja mucha pena dejarlas, ojala nos sigamos viendo, pero la pasé muy bien”.

Cada vez que las mujeres participan de estos talleres aprenden diversas habilidades, oficios que pueden luego utilizar en sus propias viviendas o para iniciar algún emprendimiento.

Cecilia Galleguillos fue la monitora de los talleres de corte y confección con motivos navideños, para ella es gratificante entregar sus conocimientos, incluso a personas que nunca habían utilizado una máquina de coser. “En primera instancia pierden el miedo a la máquina de coser, pero principalmente se generan redes dentro de los grupos, y estas redes les permite ampliar su mundo, saber que realmente no están solas, que en caso de cualquier necesidad pueden contar con la vecina. Este tipo de talleres permite crear alianzas afectivas, emocionales que son súper buenas para todas nosotras”.

Como parte del Programa Quiero Mi Barrio se desarrolló el taller  juego de  baño y bordado en cinta, para mujeres de las poblaciones Estación y Los Andenes. Una de las participantes Herminda Jeraldo, presidenta además de la junta de vecinos de la población Estación vivió este taller como un desafío de aprendizaje. “Hubo sensaciones buenas y buenos momentos, compañeras que contaban sus penas, supimos contenerlas, darle apoyo, y si una compañera necesitaba alguna cosa, de alguna manera darle lo que ella necesitaba”.

Desde hace algunos años se realizan estos talleres gracias al convenio entre la municipalidad de Vicuña y la agrupación Suyai,  que trata temáticas tendientes a evitar la violencia de género, se entregan también contenidos importantes para la prevención de la violencia hacia la mujer como violencia intrafamiliar, violencia en el pololeo y charlas en temas de derechos. Su presidenta Margarita Rodríguez, fue monitora de varios de estos talleres dirigidos a mujeres de la comuna, “En cada finalización de un taller hay sentimientos encontrados, porque podemos enseñarles técnicas, ir puliendo, muchas saben, pero van puliendo sus conocimientos, y tener que dejarlas, se formaron lazos, se viven momentos muy emotivos, porque son vivencias tan distintas. Son instancias que las mujeres pueden tener un espacio para ellas, comparten con sus compañeras, comparten con sus vecinas”.

El alcalde de Vicuña Rafael Vera destacó la realización durante su gestión edilicia de todos estos talleres que apoyan a las mujeres de la comuna, entregándoles autonomía y herramientas para poder generar su propia fuente de ingresos. “Muy contento, lo hemos conversado, los talleres no son solamente entregar un oficio determinado, algunas que probablemente vendan sus trabajos y generar algunos recursos, es mucho más que eso, significa un espacio para el dialogo, para el apoyo mutuo, para generar redes, para muchas cosas”.

En la certificación estuvieron presentes los concejales Kether Gómez, Rodrigo Alcayaga, Miriam Rojas e Irene Ramos, quien considera que los talleres deben seguir implementándose y masificarse, “son talleres muy importantes, ya que la mujer es parte fundamental de esta comuna, y cada una tiene vivencias distintas, y como dijo Margarita, no solo es crear, aprender, también es reconocerse como mujer, porque muchas mujeres tenemos muchos dolores dentro, y esto les hace bien”.

Por lo pronto la oficina de la Mujer en conjunto con la agrupación Suyai seguirá gestionando nuevos cursos. El próximo lunes 11 de julio, será la certificación de un grupo de mujeres en la localidad de El Arrayán.