A esta ley 20.964 bono de incentivo al retiro, estas funcionarias de la educación, postularon en el año 2018

Inelia Miranda Castillo del liceo Carlos Mondaca con 23 años de Servicio; Carmen Arias Cerda del colegio Edmundo Vidal de Peralillo, con 32 años; Adriana Rojas Guajardo de la escuela Lucila Godoy con 37 años, y Cintia Espejo Aguilera con 16 años en el colegio Joaquín Vicuña Larraín, recibieron la noticia en voz del alcalde de Vicuña Rafael Vera Castillo, de que su solicitud de incentivo al retiro, fue aceptada.

A esta ley 20.964 bono de incentivo al retiro, estas funcionarias de la educación, postularon en el año 2018 como da a conocer el alcalde Rafael Vera Castillo, quien respaldó este reconocimiento por los años de servicio. “Era justo y necesario, aquellas personas que han dado parte de su vida trabajando por la educación municipalizada, que desde ser asistentes de la educación han pasado a ser mucho más que eso, y que han sido parte de la vida de niños y niñas de nuestra comuna”.

Gabriel Pastén Tapia, jefe del departamento de administración de educación DAEM explica que “son montos individuales que cada una recibe dependiendo de la cantidad de años que hayan prestado servicios para el municipio, y esto se materializa al final del mes de enero estarían recibiendo los montos que el Estado ha destinado para ello”.

El jefe edilicio destaca la labor realizada por cada una de estas funcionarias,  “coincide que son 4 mujeres notables de nuestra comuna y no sabían para qué venían, y la sorpresa ha sido grande, pero a su vez la pena por dejar lo que han hecho durante toda su vida, lo que les ha dado felicidad, lo que les ha dado sentido, no solamente a la labor familiar, sino al poder hacer algo por los demás desde el recinto de educación”, dijo con emoción,  el alcalde Vera.

Adriana Rojas Guajardo quien ha prestado servicios a la educación por 40 años, 37 de ellos a la educación pública, se mostró sorprendida por la noticia, pero a su vez agradecida, manifestando, “no me lo esperaba con el difícil tiempo que estamos pasando, pero bien, con muchos sentimientos porque como fue un año tan disperso no nos alcanzamos a despedir de nuestros niños que los hemos tenido por 40 años, es emocionante, pero a la vez con penita”.

La asistente de la educación Inelia Miranda Castillo al igual que el resto de sus compañeras, tomó esta noticia sorprendida, pues fueron años de espera, sin embargo la pandemia por el coronavirus cambió todo el panorama, y el contacto con la comunidad educativa ha sido más bien virtual. “Salir después de varios años trabajando de esta forma con la contingencia, creo que es un sentimiento de alegría, pero también de tristeza por no haber podido compartir más con mis colegas, y sobre todo con los niños, y eso es lo que deja un poco la tristeza, pero también la alegría de haber estado varios años y haber vivido situaciones muy lindas y recuerdos que van a ser inolvidables para el resto de mi vida”.

Se espera que al inicio del año escolar 2021, y analizando además el avance del control de la pandemia, se pueda realizar una ceremonia en donde la comunidad educativa pueda despedir como corresponde a las asistentes de la educación que destinaron gran parte de su vida laboral, al desarrollo educativo de niños, niñas y jóvenes.