Este acompañamiento efectuado por la Universidad  Central se lleva a cabo tan solo en Santiago y en la comuna elquina, por lo mismo pretenden replicarla en otras partes del país, de esta manera generar estrategias para un mejor proceso del programa.

La Oficina del Adulto Mayor de Vicuña continúa con el programa de apoyo educacional a niños y jóvenes de escasos recursos que necesitan ayuda en su rendimiento escolar, a través de clases privadas en diversas materias impartidas por profesores jubilados.

Las ayudantías tienen como objetivo mejorar competencias escolares ligadas a asignaturas donde el alumno o alumna pueda estar débil, mejorando calificaciones y ayudando a comprender mejor los contenidos que se entregan en los establecimientos educacionales. A su vez, el programa busca fortalecer la seguridad, confianza y desarrollo personal de los beneficiados a través de la orientación en distintas áreas.

Cecilia González Jeria, magíster en pedagogía social a cargo de la carrera de trabajo social de la Universidad Central, señaló que es importante, tanto para la casa de estudios como para los estudiantes de esta profesión, ayudar en el proceso de resolución en situaciones del área psicosocial a los que se pueden ver enfrentados los asesores senior en el acompañamientos de alumnos. “Nosotros como universidad, lo que hacemos es generar un dispositivo de contención para aquellas áreas sociales en las cuales se ve enfrentado el asesor senior por ejemplo, familias que tengan alguna dificultad en el área de la dinámica familiar, a lo mejor tienen dificultades en el acceso a la red de la oferta pública o situaciones que tienen que ver con el área sicológica como problemas de autoestima, de confianza del niño para enfrentar de manera exitosa el desarrollo académico” enfatizó la magister.

En esta misma línea, la académica de trabajo social destacó el multipropósito del programa de acompañamiento que no tan solo ayuda a los alumnos sino también a las y los asesores que pertenecen a la tercera edad y así mantenerlos activos en su vocación. “Este programa cumple con otro objetivo es súper importante, que es el encuentro intergeneracional. Los asesores senior, al relacionarse con jóvenes tienen un nuevo rol en la sociedad, personas que vuelven a ser activos en la interacción social y por otro lado, los jóvenes aprenden cómo es una adultez activa, feliz donde yo  soy parte de la sociedad y puedo entregar mis conocimientos. Eso es interesante porque genera un encuentro de mundos que normalmente no se encuentran que son niños y jóvenes con adultos” expresó Cecilia González.

Mario Robledo Reyes, profesor jubilado quien trabaja como voluntario en la programa de asesores senior, se mostró muy feliz de poder apoyar a jóvenes estudiantes en su rendimiento escolar y desarrollo personal. Al mismo tiempo, Mario Robledo también realiza ayudantías de alfabetización y lectura en el club de adulto mayor Brisas Elquina al cual pertenece. Al respecto, señaló que “este programa apunta precisamente a los estudiantes que tienen dificultades o algunos problemas en su proceso de enseñanza y aprendizaje, por ende, nuestra labor es esa, ayudarlos a que mejoren su rendimiento escolar. En lo personal, uno puede continuar lo que hizo durante toda su vida, en mi caso son 45 años interactuando con pequeños en la enseñanza básica. También hacemos un trabajo con las compañeras del club adulto mayor Brisas Elquinas, ellas manifestaron su interés cuando supieron que yo soy profesor de aprender a leer, a escribir incluso su nombre donde estamos bien entusiasmado hasta el momento” finalizó.

En este sentido, Maritza Álvarez, encargada de la oficina municipal del adulto mayor de Vicuña, manifestó que la educación y el rol social son parte importante del fuerte compromiso que busca la municipalidad y la oficina que lidera. “Esa va a ser siempre nuestra labor que es apoyarlos a través de las gestiones que hace nuestro alcalde, incluso, Vicuña es la comuna con más profesores seniors. El año pasado tuvo resultados muy importantes porque los jóvenes que fueron integrados al programa venían con un muy bajo rendimiento en el colegio, por ejemplo, el caso de una niña que de una nota 4,2 subió a un 6,7 de promedio, esos son los logros de ellos y se siente bien que están haciendo un buen trabajo desde su vocación” indicó la encargada del adulto mayor.