En el corto plazo se realizará la compra de nuevos aireadores, y se proyecta la  construcción de la nueva planta de aguas servidas para inicios de 2022.

Para ningún vecino de Vicuña es un misterio, pues se vive a diario, los malos olores generados por la planta de tratamiento de aguas servidas apostada al ingreso poniente a la comuna de Vicuña, más aún lo es para las y los vecinos de las poblaciones Juan Pablo Segundo, Villa Esperanza y Villa Isolina cercanos al sector. Ante esta situación, nuevamente autoridades de la empresa a cargo, Aguas del Valle, anunciaron medidas de mitigación.

Giancarlo Sotomayor Abarzúa, subgerente zonal Elqui de Aguas del Valle explica las medidas a corto y mediano plazo que se tomarán a fin de ir resolviendo esta preocupación, “vamos a robustecer nuestra operación, aumentar la dosificación de químicos con el fin de tener un impacto inmediato en los olores. En segundo lugar vamos a generar un plan de inversión que supera los 100 millones de pesos en el corto plazo, aumentando la capacidad de nuestras plantas de aireación principalmente, lo que va a significar abatir los olores en el periodo que se vaya construyendo la nueva planta de tratamiento de aguas servidas”. 

El subgerente de Aguas del Valle también anunció que durante este mes se comienzan los trámites administrativos para la construcción de la nueva planta, proyectada para iniciar en 2022, “vamos a iniciar el proceso de licitación de la compra de equipos de última tecnología importados desde el extranjero, y también vamos a iniciar el proceso de licitación de la construcción de esta nueva planta, la cual esperamos que comience en enero de 2022”.

El alcalde de Vicuña Rafael Vera describió este problema de larga data, sin embargo agradeció la presencia de profesionales de Aguas del Valle explicando los pasos a seguir, “hay algo que valoramos, yo creo que siempre hay que dar la cara, la empresa me comuniqué con ellos y son los primeros que demostraron su disponibilidad de venir a contar lo que están haciendo y lo que van a hacer (…) en lo inmediato me indican que están aplicando químicos, una mayor cantidad de lo que habitualmente se utiliza en la última piscina y que esto permite bajar el contexto de los olores, aunque me indican que las altas temperaturas también son parte del problema en esta planta antigua”.

Si bien el alcalde de Vicuña valoró el inicio de las gestiones para la construcción de una nueva planta de aguas servidas para Vicuña, no deja de preocuparle qué pasara en lo que queda de 2021, “preguntamos cómo lo hacemos durante este medio año y un año más donde vamos a tener una planta que está funcionando a cabalidad, pero ya con todos los perjuicios de una planta que tiene alrededor de 30 años de construcción, ante esto me han hablado de una inversión de alrededor de 120 millones de pesos para comprar 8 aireadores nuevos que se van a sumar a los que ya existen”.

Se espera entonces que comiencen luego las construcciones de una nueva planta de tratamiento de aguas servidas, con el fin de acabar con el problema de malos olores al ingreso de Vicuña, molestia extrema para vecinos y vecinas que circundan el sector, y por supuesto escollo para una comuna ampliamente turística.