Su familia ha mantenido la búsqueda, algo detenida por la pandemia, pero con el afán de encontrar algún indicio de esta perdida, muchas preguntas, pocas respuestas.

Al igual que la triste historia de tantas familias que aún no dan con el paradero de sus seres queridos en Chile y en el mundo, hay un hecho que aún conmueve al valle de Elqui y no los deja indiferentes. Se trata del joven argentino Marco Roldán, procedente de Córdoba, quien se extravió desde el cerro La Cancana, en el valle del Elqui, por el sector de Cochiguaz, Río Mágico, el 6 de enero del 2013. 8 años después, no existe ningún rastro que indique cuál fue el destino del trasandino, a pesar de todos los esfuerzos tanto físicos como económicos de sus seres queridos, por saber qué fue lo que realmente pasó.

Su familia ha mantenido las esperanzas de encontrar algún indicio de esta perdida, muchas preguntas, pocas respuestas. Luis Roldan su padre, relata cómo fue que el joven se aventuró a recorrer Chile y sus motivaciones sobre todo realizando trabajos solidarios, recordando así cómo se desencadenaron los lamentables hechos que hasta el día de  hoy no tienen ninguna respuesta. “Parece mentira el 06 de enero del 2013 deciden junto a un joven francés y a su amigo que lo acompañaba en el viaje Mario Olivera, subir el cerro Cancana, lo hacen a través de la casa de un lugareño que les permite el acceso, y eso ocurrió a las 10 de la mañana después de recorrer el cerro Mario como estaba un poco gordito decide no subir, y continúa con el francés”. Desde ahí ya se le perdió el rastro y no se ha podido esclarecer lo que pasó.

Cada año Luis Roldan y su esposa destinan tiempo y recursos para continuar la búsqueda, muchas veces de manera solitaria en cuanto al sistema judicial chileno, no así de personas que apoyan a la familia en su causa desde Chile, desde el valle de Elqui. El año que pasó y este que recién comienza, producto de la pandemia, no pudieron viajar, y por lo demás  resienten el abandono por parte de la justicia chilena, pensando que no se actuó con celeridad ni antes ni actualmente. “Hemos recorrido miles de kilómetros, nosotros estamos a 1.500 kilómetros de Cochiguaz, recorriendo rutas, recorriendo cerros, recorriendo fiscalías, encontrándonos con Carabineros e investigadores, y con todo tipo de gente y escuchando todo tipo de historias. La triste historia de ese lugar tan bello que es, pero que para nosotros es terrible, pensamos que estamos mal, todo esto es muy grave y triste, desesperante para nosotros, una justicia lenta, parsimoniosa”.

La búsqueda continuará hasta que se logre esclarecer qué es lo que pasó, insiste Luis Roldan, para ello se requieren recursos, pero no bajan los brazos. “Este año mi esposa, que prácticamente se fue a vivir a Chile entre 2013 y 2019, no pudo viajar por la pandemia. Yo que viajo dos o tres veces al año, trabajo acá en Córdoba para mantener esta búsqueda que tiene un costo importante, pero a nosotros no nos interesa el costo, sino saber qué pasó con nuestro hijo, tenemos a nuestros amigos y a nuestros hijos (…) continuaremos con la ayuda de Dios y siempre con la ayuda de Marquito que nos trazará el camino hasta encontrarlo, no nos resistimos a que pudo haberle pasado algo, queremos encontrar su cuerpo y saber qué le pasó”.

Es preocupante y doloroso que las familias no sepan el destino de sus seres queridos, desaparecidos en condiciones tan extrañas, por lo tanto es necesario también que la justicia chilena cambie y sea una respuesta concreta para cientos de personas que aún esperan. Quien desee aportar detalles a esta investigación visitar la página web http://todospormarcoroldan.com/, también al Whatsapp  en Chile +56996333152, y en Argentina +5493516775675.